Maracaibo, Venezuela -

Opinión

Una universitaria ejemplar, por César Ramos Parra

domingo 05/06/2016
5:08 AM
  • César Ramos Parra

  • @versionfinal

  • Archivo

En nuestro recorrido por la vida nos relacionamos con muchas personas, algunas de las cuales se hacen acreedoras de nuestra admiración, afecto, consideración y respeto. Lógicamente, para ello deberán mostrar una hoja de vida impregnada de grandes virtudes que la conviertan en un auténtico ejemplo para todos nosotros.

En nuestra Universidad del Zulia, existe una pléyade de talentosas mujeres, activas y jubiladas, en todos los conglomerados gremiales, las cuales le han dado prestigio a nuestra institución. Son como un firmamento de estrellas donde cada una brilla con luz propia y representan a futuro un excelente capital intelectual para impulsar las transformaciones, innovaciones y cambios que reclama LUZ para recuperar su ruta exitosa a la excelencia.

En los últimos años se ha destacado una de ellas a quien, desde esta columna de opinión, deseo expresarle mi modesto homenaje y gratitud. Me refiero a La DRA. MARÍA GUADALUPE NÚÑEZ; abnegada mujer universitaria que ha brillado por su nobleza de alma, su vocación de servicio manifestado a expensas de su propia salud por amor a la Universidad, su elevado sentido de responsabilidad y compromiso, su intachable trayectoria como miembro del personal docente e investigación, cumpliendo funciones como Secretaria Docente y Decana de la Facultad de Ingeniería, Directora de Administración de LUZ y últimamente, Vicerrectora Administrativa. En todos esos destinos ha demostrado su honestidad, alta capacidad gerencial, humildad y disposición al diálogo, lo cual ha constituido su gran fortaleza en la superación de conflictos y búsqueda de acuerdos para sortear las grandes vicisitudes de la vida universitaria. Por ello, se ha hecho acreedora al respeto y afecto de los líderes gremiales de nuestra institución.

La Cátedra Libre Responsabilidad Social Universitaria ha tenido en ella su principal aliada. Desde su fundación en el 2011, y gracias a su colaboración, obtuvimos un espacio en el recinto universitario el cual fue equipado con su incondicional apoyo; de igual forma, Presidió el Primer Congreso Internacional de Responsabilidad Social organizado por la referida Cátedra, así como la impresión de libros y material divulgativo sobre esa innovadora propuesta, destinada al impulso de una nueva cultura universitaria signada por principios de solidaridad con los diversos grupos de la sociedad, con el objeto de poner efectivamente la Universidad al servicio de ella.

A María Guadalupe siempre la hemos visto con su actitud generosa, cordial, de gran dama y señora. Prudente en los escenarios de discusión, pero con posturas rmes e invariables, lo cual le ha ganado el respeto de todos. Sus condiciones de salud la han limitado para atender a cabalidad sus compromisos universitarios pero su vocación y alto espí- ritu de servicio han sido la fuerza que la ha inducido a cumplirle a la universidad y a mantenerse rme al frente de sus responsabilidades como Vicerrectora.

Por esa circunstancia, todos los universitarios le estamos agradecidos y en el deber moral de reconocerle su generoso desprendimiento con nuestra alma máter y con todos nosotros, los integrantes de esa comunidad. Que el Señor bendiga y recompense in nitamente a María Guadalupe.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE