Maracaibo, Venezuela -

Opinión

¿Un Nuevo Plan Socialista? (I), por Jorge Sánchez Meleán

jueves 25/01/2018
9:45 AM
  • Jorge Sánchez Meleán

  • Version Final

  • Archivo

Cuando el régimen chavista de manera demagógica y electorera, está llamando al país para una consulta acerca del Plan de Desarrollo (2019-2025), es bueno recordar lo acontecido en esta materia desde 1999. Ese año, Chávez presentó una propuesta para transformar a Venezuela, mediante una “revolución democrá- tica”. Proponía “un sistema económico competitivo” que apoyándose en las ventajas comparativas y competitivas, generara productos capaces de satisfacer las necesidades de la población y competir con las mercancías extranjeras. Planteó la disminución del défi cit fi scal, una mejor asignación del gasto y el fortalecimiento del valor de la moneda.

Luego, ya Presidente, planteó un programa económico de transición (1999-2000) con el objetivo de alcanzar un crecimiento sostenido y diversifi cado, reducir la infl ación y aumentar el nivel de empleo. Para estos propósitos era partidario de “incentivar la inversión privada”. Después plantea un nuevo programa económico en 2001, para reimpulsar el crecimiento del PIB y reducir la infl ación.

Posteriormente, se aprobó un primer Plan de Desarrollo (2001-2007) ajustado plenamente a la Constitución de 1999. Se proponía allí un “sistema productivo diversifi cado, competitivo, abierto a los mercados internacionales, basado en la iniciativa privada y con presencia del Estado en las industrias estratégicas, pero con apertura a la inversión privada”. Se aspiraba invertir el 20 por ciento del PIB.

Todavía el régimen no hablaba de socialismo. No había presencia cubana. La economía de mercado funcionaba sin problemas críticos. Sin embargo, después del referendo revocatorio de 2004 y de la IV Cumbre de Deuda Social de 2005, de manera sorpresiva e irresponsable, Hugo Chávez, sin consultar a los venezolanos, plantea al socialismo como “único” camino viable para el país. En 2006 afi rma en la campaña para su reelección, que votar por él, era hacerlo por el socialismo, lo cual era una gran falacia. Ocurre después “el gran viraje económico” con la formulación del Primer Plan Socialista de la Nación (2007-2013).

Allí comenzó nuestra debacle. El Plan estaba basado en cinco ejes: nueva ética socialista, la suprema felicidad social, la democracia protagónica y revolucionaria, el modelo productivo socialista y la nueva geopolítica nacional. El Plan descansaba en el supuesto de que la reforma constitucional de 2007 fuera aprobada y no lo fue. Se demandó su inconstitucionalidad, pero la Sala Constitucional se negó a entrar en el fondo del asunto. Ni siquiera admitió el recurso interpuesto, con el voto salvado de un magistrado decente.

Desde ese año entonces, el régimen viene funcionando con dos Constituciones: una formal, la de 1999, y otra informal, pero real, fundamentada en la orientación socialista del Plan. Desde hace entonces 10 años, hemos venido destruyendo paulatinamente la economía de mercado y profundizando una crisis estructural sin precedentes en nuestra historia. Continuaremos.

 

 

 

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE