Maracaibo, Venezuela -

Opinión

Un maestro comprometido, por Judith Aular

miércoles 17/01/2018
11:52 AM
  • Judith Aular de Durán / Vicerrectora Académica de LUZ

  • versionfinal

  • Archivo

A propósito de celebrarse el Día del Maestro, el pasado lunes 15 de enero, quiero dedicar estas líneas a esos educadores que día a día ejercen su profesión con abnegación y compromiso.

En Venezuela, el impulso a la formación y gestión educativa es una larga historia de avances y retrocesos; desde aquella Primera República y el sueño bolivariano de una educación al alcance de las mayorías. Luego, con el Decreto de Instrucción Pública Gratuita y Obligatoria, en tiempos de Antonio Guzmán Blanco, nuestro país se anticipaba a las naciones europeas más avanzadas, facilitando el acceso a la educación a las futuras generaciones.

Sin embargo, el despertar cultural no llegó a la patria con la rapidez esperada ante la inestabilidad política, con caudillos entrando y saliendo del poder. Habría que esperar hasta el último tramo de la dictadura gomecista, en la década de los años 30 del siglo XX, para que brotara en Venezuela el germen de un gran movimiento gremial y estudiantil, columna de la democracia nacional y del ingreso a las aulas de las clases populares.

El 15 de enero de 1932 marca el nacimiento del magisterio venezolano y el impulso más sólido a la carrera docente. Es una fecha gloriosa que cada año nos obliga a reflexionar sobre los grandes retos de la educación venezolana, en especial del rescate de escuelas y liceos del sistema público de enseñanza, agobiados por la inseguridad, los bajos salarios y la crisis de valores.

Los cambios vertiginosos de la humanidad obligan a los maestros a reinventarse en la gran labor de educar. Hoy día con el avance de las tecnologías, se han incorporado aparte de los libros, nuevos dispositivos que hacen del proceso educativo más acorde a estos tiempos que vivimos.

Los maestros tienen la responsabilidad de formar las nuevas generaciones de la patria y son uno de los motores de avance para impulsar el país que queremos. Sin duda, son la gran reserva moral del país.

Desde el Vicerrectorado Académico de la Universidad del Zulia felicitamos a los docentes y a la Federación Venezolana de Maestros por sus luchas y reivindicaciones. Igualmente, felicitamos a los docentes egresados de nuestra Escuela de Educación de la Facultad de Humanidades y Educación que por más de medio siglo ha sido casa forjadora de extraordinarios educadores, dignos depositarios del saber y la redención cultural.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE