Maracaibo, Venezuela -

Opinión

Triunfo de la paz, por Francisco Arias Cárdenas

miércoles 21/09/2016
11:06 AM
  • Francisco Arias Cárdenas-Gobernador del Zulia

  • @versionfinal

  • Archivo

América Latina es el continente de la esperanza: así la bautizaron los teólogos de la Liberación. La muy reciente Cumbre del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL), celebrada en Margarita, parece rea firmar este enunciado. Con la asistencia de 136 países, la declaración final –que es un punto de partida– consagra el compromiso por refundar tanto al movimiento como a la Organización de las Naciones Unidas, en la cual dos tercios de los países integrantes son miembros del MNOAL. El objetivo: lograr consenso y acciones que conduzcan a un verdadero equilibrio mundial en las relaciones Norte-Sur, entre países desarrollados y en vías de desarrollo, en un marco de respeto, equidad y justicia.

Con una asistencia inusualmente numerosa de primeros mandatarios generalmente, asisten los cancilleres- los participantes de la cumbre plantearon con suma precisión la necesidad de detener la injerencia armada en países como Siria, la masacre contra el pueblo palestino, y las presiones económicas coercitivas de las que son objeto países como Cuba y Venezuela.

El MNOAL nació en el contexto de la Guerra Fría del siglo XX. Se habló desde entonces de la necesidad de construir un nuevo orden mundial de la economía y de la comunicación.

Hoy, el escenario de polarización ha variado, pero las urgencias que dieron origen al movimiento están más vigentes que nunca: numerosos países luchan por lograr su soberanía, su derecho a la autodeterminación y a alcanzar el desarrollo en paz y con un uso racional y legítimo de sus recursos naturales.

La Humanidad se enfrenta al riesgo de su autodestrucción, no solo por las armas nucleares, sino por los múltiples focos bélicos, de invasiones, neocolonialismo, y por la ruptura del equilibrio ambiental de la Madre Tierra. La coincidencia de pensamiento de la cumbre de Margarita nos da fuerzas para seguir adelante en la búsqueda de la paz y la justicia. Hay un mundo que puja por parir una nueva estructura, donde la solidaridad, el diálogo y el respeto signen las relaciones entre las naciones.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE