Maracaibo, Venezuela -

Opinión

Propuestas a la comisión universitaria de la AN (I), por César Ramos Parra

domingo 31/01/2016
11:53 AM
  • Versión Final

  • @versionfinal

  • Archivo

La Asamblea Nacional (AN) designó una comisión para estudiar y proponer soluciones a la crisis universitaria. Algunos representantes de las universidades atribuyen la causa fundamental al problema presupuestario, que indudablemente existe, pero no es la única ni la más importante, puesto que no se puede construir la universidad del futuro sobre las estructuras caducas de un modelo agotado, que algunos líderes universitarios parecen ignorar.

La AN y el Gobierno deben entender que el problema de salarios del personal universitario, la carencia de recursos para una educación de calidad así como para la investigación, extensión, providencias estudiantiles, son manifestaciones recurrentes, por una parte, de un pésimo manejo del presupuesto asignado a las universidades centralizado en la OPSU, a través de la figura perversa de los créditos adicionales, lo cual no permite racionalizar el manejo eficiente del presupuesto. Ello podría resolverse en forma perentoria, pese a la crisis económica general del país; pero el problema estructural o de fondo, radica en la falta de una política educativa integral, con visión y horizonte temporal de largo alcance, orientada a transformar nuestros centros de educación superior en instituciones modernas, acordes con los requerimientos de la sociedad del conocimiento y la postmodernidad, para formar en ellas el capital intelectual que nuestro país necesita para impulsar su desarrollo.

De allí, que si bien, se deben tomar acciones inmediatas para superar los problemas coyunturales que las vienen afectando, entre los cuales, el problema de los recursos es relevante, así como el impostergable relevo electoral de sus agotadas autoridades, por haberse prolongado exageradamente su ejercicio, se hace necesario el impulso a iniciativas legislativas innovadoras orientadas a relanzar las instituciones de educación superior bajo nuevos paradigmas, que superen el agotado modelo napoleónico de la profesionalización, que privilegie una audaz y proactiva relación con todos los sectores del entorno, para que sus funciones se realicen con un mayor sentido de pertinencia, tanto científica como social y las convierta en motor de desarrollo. Es tiempo de generar una gran discusión sobre ese nuevo modelo de universidad para América Latina. Nosotros venimos proponiendo LA UNIVERSIDAD DE SERVICIO: INNOVACIÓN CON RESPONSABILIDAD SOCIAL, cuya idea continuaremos impulsando y construyendo con importantes factores, tanto internos como externos de LUZ, entre quienes se encuentran los colegios profesionales, organizaciones económicas, religiosas, medios de comunicación, partidos políticos, sectores gremiales y comunitarios, entre otros, transmitiéndoles la idea de que la universidad le pertenece a la sociedad y que todos deben interesarse por su suerte, puesto que en ella radica la esperanza, no sólo de la formación permanente en pre y postgrado de sus hijos, sino de la generación de conocimiento útil para la solución de problemas y la creación de riqueza. Sólo así las universidades cumplirán su rol de ser corazón palpitante para el progreso del pueblo.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE