Maracaibo, Venezuela -

Opinión

Prácticas socioproductivas en la Guajira, por Rubia Luzardo

jueves 14/01/2016
6:16 AM
  • Versión Final

  • @versionfinal

  • Archivo

Iniciamos el año 2016 preocupados por la situación económica del país que afecta de manera agresiva a las poblaciones de condición vulnerable como el caso particular de los wayuu y añú habitantes de la zona fronteriza de la Guajira, las condiciones de sequía, hambre, desnutrición, pobreza sumadas a la debilidad del Estado por garantizar los derechos consagrados en la Constitución Bolivariana de Venezuela para los pueblos Indígenas constituyen diversos factores en la desaparición sistemática de estas culturas.

La situación es crítica realmente y produce vergüenza, puesto es una realidad de vieja data, que en estos tiempos se hace visible en virtud de las circunstancias climáticas del fenómeno de El Niño y sus consecuencias negativas para el acceso al agua, impactando en el nivel de vida de la ciudadanía y su permanencia en los territorios ancestrales. En este caso, la acción pública nacional, regional y local no ha sido muy efectiva y con un cierre de frontera lo que ha hecho es agudizar la compleja problemática. En este caso, consideramos que el Estado venezolano necesita replantear la dinámica económica para esta zona con el propósito de saldar una deuda histórica con los pueblos originarios.

En el tiempo, también se ha hecho evidente que las políticas sociales y económicas desarrolladas a través de cooperativas y la participación comunal niegan en esencia la realidad sociocultural de los wayuu y añú, así lo manifiestan los propios nativos y los gobernantes no lo han comprendido en su afán de sembrar un modelo económico y social basado en el socialismo que dista mucho de las culturas ancestrales, aclarando que aunque los pueblos indígenas practiquen actividades sociales y productivas con carácter integrativo y solidario no tienen el mismo esquema funcional de la acción cooperativista y comunal.

En la práctica diaria de la ciudadanía indígena, está el desconocimiento del modelo económico de las cooperativas, basadas fundamentalmente en la venta de bienes y servicios, no fortaleciendo los conocimientos ancestrales, la crítica se hace válida porque no se comprende las necesidades sociales, pese a la presencia de funcionarios indígenas en las instituciones de Gobierno, estos se han olvidado de promover las verdaderas practicas socio-productivas de La Guajira, vale preguntarse: ¿Qué proyectos plantea para el desarrollo de La Guajira el Ministerio del Poder Popular Para los Pueblos Indígenas o la Secretaria de Pueblos Indígenas del Gobierno Bolivariano del Zulia? Y particularmente la Alcaldía Bolivariana de la Guajira liderada por un nativo wayuu? Recordando a los entes gubernamentales las propuestas emanadas del Foro Desarrollo sustentable en la Guajira 2015, promovidas por este rotativo, las cuales a nuestro juicio se aproximan de manera más coherente con las demandas sociales de los habitantes de la Guajira.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE