Maracaibo, Venezuela -

Opinión

Nosotros los insumisos, por María Guadalupe Núñez

domingo 14/02/2016
6:05 AM
  • María Guadalupe Núñez

  • @versionfinal

  • Archivo

En el Vicerrectorado Administrativo de LUZ nos hemos pasado los últimos cinco años elaborando instrumentos de gestión e informes para presentarlos ante el Gobierno nacional, referidos a la cuestión presupuestaria o exponiendo problemas prioritarios que trascienden la solicitud de un presupuesto más acorde con la misión de la universidad y se internan en el deterioro institucional y académico, cuyas consecuencias están a la vista. Cientos de viajes a Caracas, donde todo está centralizado en la Opsu, para obtener magros resultados. En el mejor de los casos un crédito adicional que no resuelve el problema sino que crea nuevos.

Ahora que se ha puesto de moda la economía “productiva” y el impulso a la producción nacional, se hace imprescindible contar con las universidades autónomas que es donde mayoritariamente se realiza investigación en Venezuela. Pese a la propaganda en contra, las investigaciones, a menudo, inciden de manera directa en la sociedad. Otras como en las ciencias básicas y las humanidades posiblemente no tienen aplicación inmediata, pero coadyuvan a un mejor conocimiento de los problemas y recobrar las cualidades morales pérdidas en la noche de estos tiempos de guerras inventadas que incitan al odio, al resentimiento y la corrupción. Esas cualidades morales que, según Tzvetan Todorov, en ciertas circunstancias pueden convertirse en efectivas armas políticas en la construcción de una sociedad para la convivencia.

Por esa razón el pasado viernes 5 de febrero, en la reunión del Consejo Universitario con la Comisión Especial de la AN, entregué un informe pormenorizado sobre los montos de los anteproyectos de presupuestos, la asignación autorizada por el Gobierno nacional, durante los últimos cinco años, y los créditos adicionales otorgados que en casos, como en 2015, superaron el presupuesto aprobado (2.400 millones vs 8.000 millones). Solo que el 90% del crédito es para gastos jos (sueldos y otros bene cios del personal) y el 10% restante para las providencias estudiantiles. Los gastos variables, para funcionamiento, han sido tan escasos que no se puede cumplir, entre otros, con los programas de mantenimiento, ni la adquisición de reactivos, equipos, sistemas tecnológicos y la imprescindible formación del personal académico.

Si esto nos parece alarmante, piénsese en formular un proyecto de presupuesto con indicadores económicos totalmente divorciados de la realidad. En razón de esta situación solicitamos a la AN, y nos fue ofrecido, apoyo para la gestión de recursos y respeto a los montos presupuestales establecidos.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE