Maracaibo, Venezuela -

Opinión

No, por Roberto Hernández Montoya

lunes 05/12/2016
9:16 AM
  • Roberto Hernández Montoya - Presidente del Celarg

  • @versionfinal

  • Archivo

Trump nunca ha oído decir “no”. Nació como Ricky Ricón, o sea, nada se le negó jamás. Aún es un niñato. Un bebé más bien, pero grandulón y gafote, como aquel Bebito Patito del viejo cómic. Amén de patán. Nadie que le haya llevado la contraria ha durado cerca de él. Les pasa a muchos señoritos y se malcrían. Me da escalofrío imaginar su despotismo con su gente cercana. Así quiere lucir, en todo caso. Pregúntale a Alicia Machado, que sabe cosas.

Pero entre las intuiciones geniales de Fidel está que en los Estados Unidos hay un gobierno sistémico en que nadie asume responsabilidades. Llega una orden ejecutiva bien sellada y zuas devastan a Libia. O La Lagunita, según el mal tuntún de esa burocracia chiflada, que a menudo la coge hasta con sus sigüís de modo inexplicable. ¿Para qué asolaron a Hiroshima y Nagasaki si sabían que el Japón estaba por rendirse? Igual hicieron con Dresde, una ciudad alemana sin importancia estratégica pero sí artística. Nadie supo, nadie sabe, nadie sabrá, dice el “Monje loco”.

Ese aparato práctico inerte enfrentará a Donaldo y no le permitirá hacer lo que le dé la gana sino lo sistémico. Va a oír decir no por primera vez. Él no lo sabe pero yo sí —alguna ventaja tenía yo que tener sobre su tozudez. Tampoco es una ventaja allaota, pero al menos sé que las bombas van a caer de mi lado, sea cual sea, porque nunca voy a estar en el anco gringo que las avienta. También le pueden meter su pepazo, en el país de los magnicidios, porque quien no encuentra a su papá en su casa lo encuentra en la calle. Ojalá no, pues no se debe depender de la muerte de nadie, como hacen quienes bailan por la de Fidel. Seguramente no morirán nunca, puesto que zapatean la medieval y burlesca Danza de la muerte. Gente rara que hay.

Kennedy no decidió la Invasión de Playa Girón. La heredó empaquetada con cinticas de Eisenhower, su predecesor. ¿Su asesinato fue una represalia por el aborto del resto del plan: la invasión de Cuba por el ejército gringo? Nadie supo, nadie sabe…

Yo rezaría por Trump, si rezara. Y por nosotros, sus víctimas probables solo porque somos posibles. Así será de nefasta Hilaria, que es peor que Bebito Patito, porque no es gafa sino sistémica, o sea, kafkiana. ¿Y si Trump también? Sus colaboradores lo son…

 

 

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE