Maracaibo, Venezuela -

Opinión

El nivel social y el deterioro de la salud, por Manuel Ocando

martes 28/02/2017
10:21 AM
  • Manuel Ocando | Médico

  • @versionfinal

  • Archivo

El epidemiólogo británico Michael Marmot fue quien descubrió la relación que existe entre la salud y la escala social en sus investigaciones, las cuales han sido publicadas por la Organización Mundial de la Salud, en un libro titulado Los Hechos probados: Los determinantes sociales de la salud.

Es difícil creerlo, pero luego de muchos años de investigación se ha llegado a la conclusión que las personas en el más bajo nivel social, tienen cuatro veces más riesgo de muerte que las personas que están situadas en la cumbre de la jerarquía social.

En todas las sociedades se da el hecho de que a medida que descendemos por la escala social, se va acortando la esperanza de vida al nacer y se vuelven más comunes la mayoría de las enfermedades. Las circunstancias económicas y sociales asociadas a la pobreza afectan a la salud de por vida. Las personas que viven en los niveles más bajos de la escala social suelen estar sometidas, como mínimo, a un riesgo doble de padecer enfermedades graves y muertes prematuras que las personas que viven más cerca de los estratos superiores.

Vida social y salud individual son dos variables que antes se consideraban independientes, sin embargo, la ciencia ha demostrado de manera cada vez más contundente que ambos eventos están intrínsecamente relacionados. El lugar que ocupamos en nuestro entorno social o jerárquico es el mejor pronóstico de salud, además de la alimentación y los genes.

En Venezuela, desde que Nicolás Maduro asumió al poder, los niveles de pobreza se dispararon en el país. Una investigación realizada por universidades públicas y privadas venezolanas, un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y hasta un reciente documento del Ministerio del Poder Popular de Plani cación emanada del propio Gobierno, coinciden en que la cifra de pobres escaló en los últimos dos años. Si la tendencia se mantiene, Venezuela va camino a superar de manera estable los niveles de pobreza a los que nunca habíamos llegado antes, 80 % en 2016.

Es importante destacar que la experiencia de desigualdad y desatención tienen profundas implicaciones en la salud de la población, es por ello que los políticos tanto del Gobierno como de la oposición deberían estudiar y analizar el impacto que tiene la vida social sobre la salud pública y la felicidad individual, estableciendo políticas para poder alcanzar la equidad sanitaria actuando sobre los determinantes sociales de la salud.

Si la política no consigue dar una solución a estos hechos, no estará ignorando solamente los determinantes que ejercen un mayor impacto sobre los niveles de salud en nuestra sociedad sino que además, estará de espalda a una de las cuestiones de justicia social más importante a la que se enfrentan la Venezuela de hoy.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE