Maracaibo, Venezuela -

Opinión

LUZ… para todos, por César Ramos Parra

sábado 14/10/2017
7:37 AM
  • César Ramos Parra

  • @versionfinal

  • Archivo

En mis conversaciones diarias con los miembros de la comunidad universitaria, es posible encontrar un sentimiento de tristeza y desesperanza ante la falta de respuestas a la crisis de LUZ, la cual, como sabemos, está determinada tanto por factores intrínsecos como por todos los elementos adversos que, en nuestro país, afectan el desarrollo de las organizaciones. Esperar a que cambien las circunstancias adversas del entorno para planificar, constituye un desperdicio, al contrario, entre más adversas sean las circunstancias, más útil y necesaria es la planificación.

Hemos venido señalando que las universidades latinoamericanas y en particular, las nuestras en Venezuela, agotaron su modelo. En LUZ la situación se torna cada día más dramática y cada vez, nos alejamos más de llegar a constituirnos en una institución de excelencia. Ello debe llamarnos a una profunda reflexión a todos; no sólo a los universitarios sino a la sociedad en general, puesto que esta es una organización donde ha estado y está cifrada la esperanza del desarrollo del Zulia. No exageramos al afirmar que: la suerte del Zulia, depende en gran medida de LUZ.

La sociedad del conocimiento demanda un cambio radical en la forma cómo realizamos las funciones universitarias: Docencia, Investigación y Extensión, así como la manera de relacionarse la universidad con la sociedad para lograr un alto sentido de pertinencia e impacto en ella.

Son innumerables, los aspectos que deben revisarse en LUZ y las transformaciones que deberán efectuarse. Por tal circunstancia, urge comenzar la formulación de una propuesta coherente, seria, participativa, que aborde tanto sus problemas estructurales como coyunturales, para avanzar en el diseño de ese nuevo paradigma ajustado a nuestra realidad.  En LUZ están trastocados sus principios y valores que debemos rescatar, lo cual entraña un problema que toca su cultura organizacional, hasta los aspectos inherentes al profundo deterioro de su planta física o los servicios estudiantiles. Negar, maquillar u ocultar esta realidad constituye una terrible irresponsabilidad.

Ese proyecto lo hemos denominado: LA UNIVERSIDAD DE SERVICIO (UNISERLUZ), el cual tiene definido veinte campos de intervención, partiendo de un análisis situacional  para cada uno de ellos, así como la situación objetivo a la cual deseamos llegar. Avanzaremos en ese esfuerzo con un equipo de planificación inicial e iremos conformando, progresivamente, equipos de trabajo en cada una de las veinte áreas con la participación, tanto de la comunidad universitaria, como de actores de la sociedad en general.

Afortunadamente, nuestra universidad posee grandes fortalezas que hacen posible su rescate y relanzamiento para transformarla en una institución educativa acorde con las exigencias de las mejores clasificadas a nivel mundial. Nosotros, en UNISERLUZ, trabajaremos para ello con entusiasmo, para ofrecer una respuesta seria a su delicada situación.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE