Maracaibo, Venezuela -

Opinión

Luto nacional y universitario, por Judith Aular de Durán

miércoles 24/05/2017
6:11 AM
  • Judith Aular de Durán

  • @versionfinal

  • Archivo

Con profunda tristeza escribo estas líneas ante la pérdida del joven Paúl René Moreno Camacho, estudiante del quinto año de Medicina de nuestra Universidad del Zulia e integrante de la unidad socorrista de Primeros Auxilios de LUZ.

Paúl es la segunda persona fallecida en el estado Zulia, durante las olas de protestas de los últimos días en contra del Gobierno nacional y que ha dejado un saldo de casi medio centenar de caídos y numerosos heridos en todo el país.

Como madre, educadora y autoridad universitaria me duele ver cómo nuestros jóvenes pierden su vida por la defensa de los derechos de todos los venezolanos, no solamente de ellos, es un problema que nos concierne a todos.

Las fuerzas opresoras no tienen escarmiento a la hora de apuntar sus armas contra los jóvenes que anhelan libertad y poder cumplir sus sueños en el país que los vio nacer.

¿Acaso debemos esperar que todos nuestros jóvenes se vayan de Venezuela o peor aún, que sigan perdiendo sus vidas por la defensa de esta patria? Creo que la respuesta contundente es no. Lamentablemente, llegamos al punto de quiebre del “estado democrático y social de derecho y justicia”, como lo de ne la Constitución Nacional vigente.

¡Basta del derramamiento de sangre y la violencia! El pueblo venezolano, ligado a los principios del libertador Simón Bolívar, exige el cese de las armas y el respeto a la manifestación, a la ideología y al libre culto. “Maldito el soldado que apunta su arma contra su pueblo”.

Imploro al Altísimo que derrame bendiciones sobre nuestro país, tenemos la esperanza puesta en un cambio que se hace inminente ante una realidad que agobia día tras día a los venezolanos, en especial a los jóvenes que han perdido sus sueños y hasta el deseo de estudiar.

No es posible la deserción que hay en LUZ porque nuestros estudiantes se han ido al exterior o porque no tienen como costear los estudios superiores, viéndose en la necesidad de trabajar para poder alimentarse y ayudar a sus familias.

Este no es el futuro que merece Venezuela. Históricamente, nuestro país ha sido rico y es cuna de talentos que brillan para el mundo, como el caso de Jacinto Convit, Humberto Fernández-Morán, Simón Díaz y muchos otros que han dado su aporte para que este país se convirtiera en la llamada “ flor del universo”.

Desde el Vicerrectorado Académico de LUZ extiendo mis palabras de aliento a los familiares de todos los caídos en las protestas. Que Dios les de fortaleza y la sabiduría necesaria para seguir adelante y hago votos por que reine la paz y la unión entre todos como hermanos de esta hermosa nación.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE