Maracaibo, Venezuela -

Opinión

Los Ingenieros Agrónomos levantamos nuestra voz, por Werner Gutiérrez Ferrer

viernes 05/05/2017
5:41 AM
  • Werner Gutiérrez Ferrer

  • @versionfinal

  • Archivo

El domingo 07 de mayo celebraremos el Día Nacional del Ingeniero Agrónomo. Como nunca antes desde aquel momento en que fue creada la sociedad científica que nos agrupa, hemos conmemorado esta fecha ante un paisaje tan desolador y desesperanzador en nuestra agricultura y ganadería. Nos corresponde asumir una responsabilidad que nos es ajena, presenciamos una caída en la ingesta de alimentos por parte de nuestra población jamás sufrida, como consecuencia de la merma en las cosechas y de nuestros rebaños.

Mostramos como profesionales del agro, con vergüenza, el lamentable registro de un consumo diario de alimentos por persona de 433 gramos, cuando los estándares internacionales establecen que la ingesta per cápita debería ser de 1,8 a 2 kilos de alimentos al día. Nuestra tradicional y nutritiva arepa está cada vez más amenazada, al haberse registrado una caída de 42.5 % en la superficie cosechada de maíz, pasando de 783 mil 314 hectáreas en el 2008, a menos de 450 mil en el 2016.

Al momento de recibir el título, juramos fidelidad y apego a los intereses de la Nación, y el colocar nuestras talentos al servicio de la agricultura y ganadería venezolana. No podemos ser indiferentes, no debemos guardar silencio ante la destrucción premeditada de este sector, impulsada por el Gobierno nacional. No podemos callar ante el desplazamiento de nuestros profesionales de sus responsabilidades colocando en su lugar a una casta militar corrupta e ineficiente que despilfarra y se apodera de los recursos financieros de la Nación, favoreciendo la importación de alimentos, mientras el hambre invade el 82 % de los hogares venezolanos. No dejaré jamás de levantar mi voz ante la cobarde traición a nuestros profesionales que se está gestando, justo en este momento, Wilmar Castro Soteldo desde el MPPAT, para entregar a empresas colombianas, más de 100 mil hectáreas de tierras que fueron expropiadas a mis agricultores, las cuales serán manejadas por profesionales del país vecino, para la siembra de soya, maíz, sorgo y arroz en Guárico y Anzoátegui.

Quienes conocemos la realidad de nuestros campos, su infinita capacidad para producir alimentos, somos los Ingenieros Agrónomos venezolanos. En el pasado demostramos capacidad y compromiso para alcanzar junto a nuestros agricultores el pleno abastecimiento y exportación de diversos rubros.

Al celebrar nuestro día, con orgullo y plena convicción, levantamos una vez más nuestra voz, y le ratificamos al país que no nos rendiremos, no vamos a colgar nuestras espuelas. Nos esperan hermosos senderos, multicolores arcoíris adornaran los paisajes, mientras el exquisito aroma del café recién colado nos anunciará que han reverdecido los campos agrícolas, y el eco del bramar del becerro se apoderará de los in nitos rincones de nuestras llanuras, pregonando a los cuatro vientos, que ha nacido esa nueva Venezuela agrícola que tanto les he pincelado. Si se puede!

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE