Maracaibo, Venezuela -

Opinión

El liderazgo femenino, por Dra. Judith Aular de Durán

miércoles 08/03/2017
6:03 AM
  • Dra. Judith Aular de Durán

  • @versionfinal

  • Archivo

El Día Internacional de la Mujer nos obliga al análisis del liderazgo femenino en tiempos de crisis y desgaste social. La defensa de la mujer ha evolucionado notablemente en Venezuela desde 1944, cuando se empezó a celebrar esta efeméride en el país.

La promulgación de la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, es una prueba de los avances realizados, al igual que el empoderamiento de espacios públicos y privados, que es más común en estos días.

La evolución de las luchas reivindicativas del feminismo se ha esparcido en el territorio latinoamericano, y su peso ha impulsado el reconocimiento de la mujer y su participación en los ámbitos de decisión social, cultural, política y laboral, situándolas espacios privilegiados como: ministras, cancilleres, gobernadoras, alcaldesas y hasta presidenta de la república.

Sin embargo, uno de los roles más arduos que asume la mujer latinoamericana, sobre todo la venezolana, cada vez con mayor frecuencia en este siglo XXI, es el rol de padre y madre a la vez, el cual desempeña con orgullo y responsabilidad.

Con madurez, incluso dentro del matrimonio, las mujeres asumen la tarea de trabajar para ayudar a mantener el hogar y criar a sus hijos; sin duda, los tiempos han cambiado y como madres, hijas o esposas, hoy ellas demuestran todas sus capacidades en su máxima expresión, asumiendo papeles que les eran casi prohibidos en la sociedad de antaño.

En LUZ, el liderazgo de la mujer es contundente.

Hace 29 años, la institución hizo historia al elegir a la primera rectora de una universidad latinoamericana, la profesora Imelda Rincón.

Además, en sus aulas, la mujer zuliana y de otras regiones se ha preparado con las fortalezas y competencias que la hacen destacar en los diferentes campos profesionales.

En cifras generales, más de 50 mil mujeres, entre alumnas, profesoras, empleadas administrativas y obreras representan el liderazgo femenino en LUZ que avanza indetenible.

Sin duda, es la hora del liderazgo femenino. Las invito a que sigan preparándose porque el reto es educarse para construir espacios de participación, dejando atrás el pasado de exclusión por un presente y futuro de dignidad y superación.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE