Maracaibo, Venezuela -

Opinión

Lección de historia, por Francisco Arias Cárdenas

miércoles 26/07/2017
12:36 PM
  • Francisco Arias Cárdenas / Gobernador del Zulia

  • @PanchoArias2012

  • Archivo

En apenas dos horas de combate en la Batalla Naval del Lago de Maracaibo, 208 soldados murieron; casi un promedio de cien vidas por hora. Y es que lograr la independencia de Venezuela requirió, en el siglo XIX, un alto precio en sangre derramada. Por eso hoy, a 194 años de aquella épica que tuvo como escenario las aguas del Coquivacoa, es momento de la madurez política, de valorar la paz y recurrir al diálogo, al acuerdo noble y a los mecanismos constitucionales, democráticos, para resolver los conflictos y garantizar, nuevamente, la soberanía y progreso de nuestra patria.

Por eso vamos hacia una Asamblea Nacional Constituyente, como una ruta segura frente al caos y la muerte que ha provocado una minoría de poder político, que se niega al diálogo y acuerdos urgentes a los que ha llamado, una y otra vez, el presidente Maduro.

Ya es tiempo, y es también una deuda con el pueblo venezolano, que la oposición abandone la imposición por la fuerza, el desconocimiento de los derechos de los otros. Todos estamos llamados a vivir en Venezuela, sin atacarnos, sin convocar a perseguir, a quemar, a destruir, a impedir el libre tránsito. Así como se respetó la voluntad de una parte de la población a expresarse por medio de una consulta sui géneris, los dirigentes opositores deben respetar el derecho del pueblo bolivariano, chavista o simplemente deseoso de que haya paz, a participar con tranquilidad y alegría en la elección de la ANC.

Los soldados sabemos cuán dolorosa es la vía de las armas para dirimir conflictos. Y esa trinchera hoy es innecesaria. Tenemos una Constitución que nos garantiza la libertad de participar en el Gobierno, por diferentes vías, incluido el voto. El terreno para demostrar ahora fuerza, valor y estrategia está en el diálogo y la discusión lúcida.

Más que nunca, ratificamos nuestro carácter independentista, como pueblo libre y soberano, rechazando la injerencia extranjera. Nuestro mejor regalo para Simón Bolívar, conmemorando su nacimiento, será una victoria por la paz, la felicidad y amor a la patria.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE