Maracaibo, Venezuela -

Opinión

La tecnología acorta distancias, por Judith Aular de Durán

viernes 15/12/2017
9:51 AM
  • Judith Aular de Durán

  • @VersionFinal

  • Archivo

A propósito de encontrarnos en el mes de diciembre, estas fechas nos hacen recordar y sentir nostalgia por aquellos familiares y amigos que se encuentran lejos.

Con la llegada de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, se crearon maravillosas herramientas como lo son las redes sociales.  Herramientas que se han hecho indispensables hoy día, para estar conectados desde cualquier lugar.

Con la aparición de las tecnologías, nuestra sociedad se ha convertido en la sociedad del conocimiento, una sociedad que ha emergido y crecido gracias al desarrollo de actividades en una nueva plataforma que es la plataforma digital.

La tecnología ha aportado una serie de aspectos y posibilidades en nuestra sociedad entre las que se puede mencionar la democratización al acceso de la información y el conocimiento, que sumado a las competencias profesionales en Tecnologías de la Información y la Comunicación, mejoran la capacidad de formación de colectivos desfavorecidos.

Para nadie es un secreto la cantidad de personas que han tenido que emigrar de nuestro país, principalmente jóvenes que han tenido que buscar nuevos rumbos, llenos de esperanzas y sueños que aquí no pueden cumplir.

Es así como gracias a redes sociales como el Facebook, Twitter, Instagram y Skype se mantiene la comunicación con los seres más queridos, acortando la distancia, sin importar la latitud en que se encuentren.

Mis hijas y mis nietos se encuentran en el exterior. A diario me comunico con ellos a través de la aplicación WhatsApp, me envían fotos y hasta me llaman. Pareciera que no existieran fronteras y es increíble cómo ha evolucionado la humanidad y su manera de comunicarse.

No cabe duda, las Tecnologías de la Información y la Comunicación han revolucionado nuestro modo de vida, al extremo de que ahora los jóvenes son dependientes de las redes sociales y hasta los adultos contemporáneos también han sentido la necesidad de familiarizarse con las nuevas tendencias en dispositivos y ordenadores.

Pero debemos estar claros que a estas herramientas hay que darles un buen uso. Muchas se prestan para perversiones que son propias de la era digital, como la estafa, el secuestro, entre otros delitos que son penados por la ley.

Aprovechemos entonces las bondades que nos brindan las redes sociales y las aplicaciones móviles, para hablar con nuestros seres queridos, aunque estén lejos la tecnología los acerca un poco más.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE