Maracaibo, Venezuela -

Opinión

La Rosa de Oro, por Padre Jaime Kelly MSC

viernes 19/08/2016
12:33 PM
  • Padre Jaime Kelly MSC

  • @versionfinal

  • Archivo

En esta oportunidad quiero compartir con ustedes la hermosa historia, de la Aparición de nuestra Madre la Virgen María en Knock, Patrona de Irlanda, a quien llamamos admirable y cariñosamente, “La Rosa de Oro”, con ello expresamos su belleza y su valor para todos nosotros, prodigio del cielo y gozo de toda Irlanda. El día 21 de Agosto de 1879, a las 8 de la noche, al sur de la Iglesia parroquial de Knock, en Irlanda, tuvo lugar la Aparición de Nuestra Señora y junto a Ella, San José, San Juan Evangelista y sobre un altar el Cordero, envueltos todos en una brillante luz celestial. Fueron testigos de esta aparición, quince (15) personas entre jóvenes, ancianos, hombres, mujeres y niños, quienes presenciaron durante las 2 horas que duró la aparición, y que bajo lluvia oraban el Santo Rosario.

En la Aparición se veía a Nuestra Señora con un largo vestido blanco, abrochado en el cuello; sus manos y ojos se elevaban hacia el cielo en postura de oración; sobre su cabeza tenía una brillante corona y donde se ajustaba la corona, brotaba una hermosa rosa. A la derecha de la Virgen, estaba San José, vestido con una túnica blanca, con la cabeza ligeramente inclinada hacia Ella, en un gesto como de respetuoso saludo. A la izquierda de la Virgen, estaba San Juan Evangelista, vestido de blanco, como obispo, con un libro en su mano izquierda y con la mano derecha levantada como si estuviera predicando. Junto a las figuras, del lado derecho, justo en el centro del lugar, había un altar grande y sencillo, sobre él estaba el Cordero, mirando hacia el oeste, y tras él, se erguía una cruz enorme; a su alrededor revoloteaban ángeles.

Aunque solo fue una vez, la aparición nos deja un profundo mensaje que Dios quiso impregnar en la mente y en el corazón, no sólo de quienes tuvieron la gracia de presenciarlo, o del pueblo irlandés, sino de todo aquel que se abre a la manifestación de Amor de un Dios que se acerca a su pueblo. En la aparición no hubo palabras, pero la sola presencia es para nosotros toda una catequesis: La Virgen María nos muestra al Cordero, que es Jesús, su hijo, que se ofrece como sacrificio al Padre en el altar; la Cruz, símbolo de nuestra redención; San José, aunque ciertamente no estuvo junto a la cruz, pero ahora en el cielo sigue siendo el custodio no solo de la Madre y el hijo de Dios, sino de toda su Iglesia; San Juan, como al pie de la cruz, junto a María, y en su condición de Apóstol y de propagador de la Buena Nueva de Dios.

La historia nos recuerda que en la época de la aparición, los irlandeses sufrían terriblemente la opresión, el hambre y una gran desesperanza en sus corazones. Muchos emigraron, huyeron ante el dolor y la miseria. Pero el consuelo y el auxilio del Cielo, no se hizo esperar y ante tan grande prodigio, la fe, la esperanza, la conversión obró en los corazones de los hombres de aquellos tiempos, alcanzando con ello, la Misericordia de Dios.

El Santuario de Knock, es uno de los principales santuarios marianos del mundo, confirmado en 1979, por el Papa Juan Pablo II en su peregrinaje a Irlanda, con ocasión del centenario de la aparición.

Hermanos, estamos en momentos difíciles en Venezuela y en el mundo, volvamos a Dios, con fe, esperanza. Oremos por nuestra conversión y veremos el milagro de Dios en Venezuela, por la intercesión de nuestra madre María de Coromoto, reina del cielo y de la tierra. Amén.

 

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE