Maracaibo, Venezuela -

Opinión

La presencia de la mujer en la cultura venezolana, por Dra. Judith Aular de Durán

miércoles 08/06/2016
11:27 AM
  • Dra. Judith Aular de Durán

  • @versionfinal

  • Archivo

Hablar de la mujer venezolana es sinónimo de grandeza, constancia, lucha, dedicación y esfuerzo. A través de los años, hemos asumido un rol en la cultura muy preponderante que nos sitúa en un lugar privilegiado.

La lucha por la igualdad y la equidad de nuestros derechos se remontan a siglos atrás, cuando la mujer tenía solo la función de atender a su esposo y criar a sus hijos. No existían los derechos para estudiar.

A lo largo del tiempo, la discriminación por el sexo, junto al maltrato físico, verbal y psicológico han sido el motor de avance femenino para que una nueva sociedad nazca en justicia y equidad. Se ha producido una transformación cultural que justi ca la presencia de la mujer en la sociedad actual, donde asumimos papeles protagónicos.

Nuestro país es reconocido en el mundo por ser la cuna de las mujeres más bellas. 212 coronas en los diferentes certámenes de belleza lo ratifican. Pero Venezuela no ha dado solo reinas de belleza.

Muchos rostros femeninos han llenado de gloria las páginas de nuestra historia en las diferentes ramas del saber, como por ejemplo: Luisa Cáceres de Arismendi, heroína de la Independencia y primera mujer en ser enterrada en el Panteón Nacional; la Madre María de San José, primera beata venezolana cuyo cuerpo incorrupto permanece en Maracay, estado Aragua; Teresa de la Parra, destacada literata, quien pasó a la inmortalidad por sus obras Ifigenia y Memorias de Mama Blanca.

En nuestro estado, tenemos el caso de la célebre heroína de la Guerra de Independencia, Ana María Campos, que a pesar de ser de familia aristocrática, su educación fue muy limitada porque en esos tiempos las mujeres debían asumir las prácticas de la religión católica.

También debemos recordar a la célebre poetisa marabina María Calcaño, recordada por ser la primera mujer que asumió la modernidad a través de la libertad de la expresión, impregnando el erotismo en sus obras.

Y sin contar que en el campo científico también hay mujeres destacadas como Gioconda Cunto de San Blas, primera mujer individuo de número de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales de Venezuela; y también Hilda Pérez Carvajal, quien se ha ganado un sitial de honor en el campo por sus estudios sobre la malaria y la leishmaniosis.

Y en la academia, tenemos a nuestra querida profesora emérita de LUZ, Imelda Rincón Finol, primera mujer en ocupar el cargo de rectora en Venezuela y lo ejerció desde 1988 hasta 1992 al frente de nuestra universidad. Todas ellas han dejado el nombre de Venezuela en alto.

Hemos transformado de cierta forma nuestra cultura e impregnado la historia con la sutileza que nos caracteriza. Poco a poco se seguirá reivindicando el talento y los derechos de las mujeres, porque Venezuela tiene alma de mujer.

 

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE