Maracaibo, Venezuela -

Opinión

La política es cosa seria por Hugo Cabezas

lunes 08/05/2017
3:07 PM
  • Hugo Cabezas

  • @versionfinal

  • Archivo

El presidente Nicolás Maduro, teniendo presente lo establecido en los artículos 347, 348 y 349 de la Constitución Bolivariana, ha decidido convocar a la Asamblea Nacional Constituyente, es decir, al poder originario y supremo: el Pueblo.

Con el objetivo de dar solución a los problemas de inestabilidad política e ingobernabilidad generados por el oposicionismo golpista y fascista que, siguiendo órdenes del imperio y de los sectores más antidemocráticos del universo, a lo largo de estos diecisiete años han obstaculizado el libre desempeño del gobierno revolucionario, para darle viabilidad al nuevo proyecto de nación, plasmado en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Como era de esperar, porque su conducta psicótica así lo determina, la primera reacción del oposicionismo fue oponerse. “Escupieron para arriba”. Venían diciendo que el mecanismo para salir del Presidente Maduro, era a través de la convocatoria de la Asamblea Constituyente. A este respecto, bien vale la pena señalar que: María Corina Machado, el 05-08-2013, dijo que: “Frente a un régimen ilegitimo, incompetente, la Constitución tiene la respuesta: Constituyente ya”. Fredy Guevara, convertido hoy en el jefe de la violencia y del fascismo oposicionista, el 1 de enero del 2014, declaró: “La Constitución nos muestra el camino para lograr la reconstrucción del país y la reconciliación nacional: artículo 348”:

Ahora dice que la convocatoria a la Asamblea Constituyente “es un engaño al pueblo”. Vamos más allá, el máximo dirigente del oposicionismo, convertido hoy en su líder indiscutido, Leopoldo López, el 22-11-2014, dijo: “Firmemos por la Constituyente para lograr un cambio urgente y profundo de manera pacífica, constitucional y democrática”, a lo cual adicionó: “La Constituyente nos permite elegir un nuevo CNE, Fiscal, Contralor, Defensor del Pueblo, Asamblea Nacional y Presidente de la República”: Proponía, entonces, convocarla para elegir un nuevo gobierno. El 21-11-2014, Lilian Tintori, afirmó: “La Constituyente nos ofrece la herramienta para cambiar este sistema que no responde al llamado del pueblo”.

Las guarimbas fueron el escenario para promover dicho mecanismo constitucional. Ahora, al igual que entonces, teniendo nuevas guarimbas como marco, afirman que la convocatoria de la Constituyente es inconstitucional.

Este oposicionismo loco va y viene. Afirman y niegan. No tienen proyecto. Como dice el pueblo: “no dan pie con bola”. Y no pueden hacerlo. Los principales dirigentes del oposicionismo no vienen de la política. Son dirigentes marketing, prefabricados, construidos a punta de reales y publicidad. Son el resultado de un experimento de laboratorio político. Son un engendro político que asume posiciones irracionales inimaginables e inigualables.

Blasfeman, ofenden, gritan, desprecian, maldicen, etc., a todo aquel que no esté con ellos. Han hecho del odio, su mayor y permanente conducta. El odio es su razón de ser. Ante tantas derrotas sufridas, viendo que su objetivo cada vez está más distante de alcanzar, como perros con mal de rabia, aúllan y botan espuma por la boca. Venezuela, América y el mundo todo, no había conocido una dirigencia política, tan irracional. Superiores al pinochetismo, stronismo, perezjimenismo, gomecismo. Son una simbiosis de fascismo, nacismo, falangismo y estalinismo. No son verdaderos políticos, sino empresarios de la política. Por eso no entienden que la política es cosa seria.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE