Maracaibo, Venezuela -

Opinión

La pasión por construir ciudadanía, por Douglas Zabala

martes 06/12/2016
6:15 AM
  • Douglas Zabala

  • @versionfinal

  • Archivo

En medio de esta crisis política, social y con mayor dramatismo económica, casi de forma silente en el país, se ha venido gestando un reagrupamiento de nuevos mecanismos de participación política y ciudadana. La polarización de estos últimos años mantiene agobiada a la sociedad, sin darle solución a la misma crisis que la aniquila. Quizás por eso, en Maracaibo, a nadie le deba extrañar que estén surgiendo iniciativas, donde el énfasis sea puesto en la construcción de un nuevo tipo de ciudadanía.

Ya durante el siglo XVII, Jean Jaques Rousseau, en su obra El Contrato Social, consideraba necesario la intervención de los ciudadanos en la toma de decisiones públicas, de modo que no se limitara a participar en elecciones solamente. Rousseau describía la participación como un proceso de aprendizaje necesario, para sentar las bases de un contrato social. Desde aquellos días, la participación ciudadana y el esfuerzo por construir ciudadanía, ha sido vista como un enemigo peligroso para los gobernantes y el poder absolutista del Estado.

Aquí en Venezuela, las experiencias participativas del ciudadano, tienen cierta relevancia a partir del inicio de la instauración del régimen de democracia representativa, que conocerían los venezolanos después de 1958, y de forma muy particular con la promulgación de la Constitución de 1961.

Con la vigencia de la Constitución Bolivariana, se establecen un conjunto de preceptos constitucionales y legales, que se orientan al desarrollo de una sociedad democrática, participativa, protagónica y pluralista. La revaloración de la participación en el campo social, desde la óptica constitucional, se inscribe en un proceso donde se busca afianzar los aportes, que la ciudadanía debe hacer a la nueva gerencia pública, y esto significa que su objetivo primordial será ir avanzando en el proceso de construcción de ciudadanía.

Ahora bien, esta construcción de ciudadanía, no se decreta desde arriba, ella implica un largo proceso de aprendizaje, y se transforma en un hecho cultural, sus frutos no se obtienen de inmediato, y como proceso, implica una cotidianidad que se asume en cada acto donde se ejerce la condición de ciudadano.

De forma incipiente, pero con mucha firmeza, nuevos movimientos sociales se están abriendo paso con este propósito. Aquí en el Zulia ha surgido un interesante Movimiento de Construcción de Ciudadanía, ellos han asumido el reto de llamarse Pasión por Maracaibo.

Este movimiento liderado por el zuliano, Carlos Alaimo, un médico y empresario vinculado a los medios impresos, televisivos y radiales, anda sin tanto alarde ni aspaviento, desarrollando un Movimiento de Voluntarios para la Construcción de Ciudadanía. Habrá que seguirle la huella a esta iniciativa ciudadana, en esta pasión por hacer de Maracaibo, una ciudad donde nos sintamos orgullosos de ser sus ciudadanos.

 

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE