Maracaibo, Venezuela -

Opinión

La MUD se desmorona, por Hugo Cabezas

lunes 09/10/2017
12:45 PM
  • Hugo Cabezas-Político

  • @versionfinal

  • Archivo

Tan grande es el desencanto y el rechazo hacia la MUD, que esta se desmorona. Al igual que un cachito de hojaldre, el reguero de sus migas están esparcidas en el suelo.

Dicen que Ramos Allup hace como todos los bichitos para evitarlo. Cuentan que en una reunión que convocó en días pasados propuso, al viejo estilo de la IV República, un pacto a Primero Justicia, Voluntad Popular y Un Nuevo Tiempo para repartirse, entre los cuatro, las direcciones de las gobernaciones que ellos encabezan. Pero, Manuel Rosales, que es otro zorro cuarto republicano, le dijo: Henry estas ofreciendo más direcciones de las que son. A lo cual, Ramos Allup, para no verse corregido en su oferta respondió: pues, creamos las que sean necesarias para que todos quedemos contentos. Es el viejo estilo adeco que tanto popularizó el pueblo venezolano, cuando cuentan que un alto dirigente del partido en un mitin ofreció la construcción de un puente, a lo cual el dirigente local, en voz baja le dijo: candidato, no hay río; el líder del partido blanco le respondió: pues hacemos el río, la construcción del puente va.

Tan grande es el desmoronamiento de la —MUD que los militantes adecos destruyen la propaganda de Primero Justicia, la de estos la destruyen los militantes de Voluntad Popular y la de Un Nuevo Tiempo, los adecos. Y, como en el caso del estado Miranda, la de Carlos Ocariz la destruyen todos, para evitar que Primero Justicia siga controlando este estado. El debilitamiento de cada uno de ellos le conviene al otro.

Y todo ello ocurre usted sabe por qué: porque, como hemos dicho, a la MUD solo la une la ambición de poder. Al igual que quienes hacen del dinero su Dios, que no les importa cómo lo obtienen, sino que, lo importante es hacerse de él para que los llamen ricos; para ellos, acceder al poder, lo es todo.

Si a esto agregamos que algunos dirigentes de la MUD, a quienes las elecciones de gobernadores no les importan; ya que, según afirman “estos no tienen poder”, apuestan a la intervención extrajera como único camino para llegar al  poder. Tal es el caso de Julio Borges y Freddy Guevara, para solo citar a dos de los más conspicuos animadores de dicha tendencia.

Pues bien, mis estimados lectores. El desmoronamiento de la MUD, es una realidad, no es cuento de camino. Usted está viendo lo que ocurre con el candidato golpista y promotor de las guarimbas en su estado. No tiene ángel, no tiene encanto. Cada vez genera mayor rechazo, no solo entre el pueblo, sino entre sus correligionarios y compañeros de ayer. Cada día se desmorona más.

Ante la contundente derrota que sufrirán el próximo día 15, con toda seguridad gritaran fraude, como lo han hecho en todas las elecciones anteriores, excepto las de diciembre del año 2015; con toda seguridad, el inefable Luis Almagro dirá que convocará un Consejo Permanente de la OEA, para desconocer la victoria chavista; con toda seguridad, la mafia de los 11 de Lima dirá que tampoco reconoce los resultados; y, con absoluta seguridad, Trump, que es el dueño del circo dirá que tiene listos sus “leones” para que ataquen a Venezuela.

Digan lo que quieran, hagan lo que quieran. Pero, entiéndanlo, el pueblo venezolano hace tiempo decidió darse su propio gobierno. Para nosotros, la soberanía, la libertad y la independencia son principios muy caros.

Dulce: La decisión del Gobierno nacional de profundizar las investigaciones para descubrir y sancionar a quienes dirigieron y ejecutaron los actos de violencia terrorista, que vivimos a comienzos del año. No podía ser de otra manera, la sapiencia, el coraje y el tino con que el presidente Nicolás Maduro ha conducido los destinos del país, cada día nos demuestra que el camino que transitamos es el correcto.

Amarga: Los comerciantes de Cúcuta comienzan a quejarse contra las operaciones de las Casas de Cambio. Sus productos no pueden competir con el precio de los productos venezolanos que, por la vía del contrabando de extracción, se venden en esa ciudad. Cuando el río suena es porque piedras trae. Escupieron para arriba.

 

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE