Maracaibo, Venezuela -

Opinión

La ley tramoya, por Hugo Cabezas

martes 09/02/2016
9:30 AM
  • Hugo Cabezas - Presidente del Complejo Editorial Maneiro

  • @versionfinal

  • Archivo

Sabiamente decía mi abuela materna: “Quien pierde enero, pierde el año”. Así le pasó y le pasará al oposicionismo en
la AN. Se les fue enero (y parte de febrero) balbuceando mentiras, sin proponer nada serio al país nacional. Se inventaron una ley demagógica disque “para regular la propiedad de las viviendas” que los yace sumergidos en el fondo de sus contradicciones. Semejante hipocresía. Desde el día del nacimiento de la Gran Misión Vivienda Venezuela, la atacaron, le hicieron mofa, hasta la llamaron “Misión Maqueta”. Hoy, el descaro del cambio de ropaje, los lleva alocadamente a intentar erigirse, en los adalides de la justicia inmobiliaria.

Esa necesidad sentida del pueblo solo la entendió y la afrontó con seriedad el Comandante Eterno Hugo Chávez, y
el presidente Maduro, a pesar de las di cultades económicas ha continuado invariablemente su legado en la materia. No en balde más de un millón de familias que nunca hubiesen tenido oportunidad en un gobierno de derecha, hoy son dueños de una vivienda digna. El oposicionismo persiste en torpedear los sentimientos, implementando campañas mediáticas similares a las de la “última cola” que van dirigidas a manipular la psique del pueblo. Por fortuna revolucionaria, hoy día todas las encuestas señalan que ese discurso macabro del fulano “cambio” se encuentra en franca decadencia.

El pueblo ha logrado asimilar paulatinamente, el error que implicó haber votado nuevamente por quienes regalaron y prostituyeron la vida nacional durante la ingrata época del punto jismo. Por ello, elevar la e ciencia del Estado para brindarle seguridad a las personas, reimpulsar el aparato productivo interno, atender el tema in acionario y renovar desde las genuinas bases, las instancias del Psuv, han de ser clave para plantarle cara a la hipocresía de la derecha criolla y retomar el sendero de la ¡victoria revolucionaria!

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE