Maracaibo, Venezuela -

Opinión

La hora del poder constituyente, por Jorge Sánchez Meleán

jueves 08/12/2016
4:13 AM
  • Jorge Sánchez Meleán

  • @versionfinal

  • Archivo

En Venezuela, la crisis institucional que nos agobia, tiene su explicación más evidente, en el enfrentamiento creciente entre el poder constituyente y el poder constituido. Debe entenderse por poder constituyente a la capacidad del pueblo para organizarse jurídicamente y políticamente en un Estado. Este poder se ejerce igualmente, cuando a través de este se modi ca la estructura estatal o el orden jurídico existente, y se lo reemplaza por otro.

El poder constituyente entonces, organiza, limita y regula normativamente a los órganos del poder constituido. Este, en cambio, es el conjunto de órganos creados a través del texto constitucional, para ejercer las funciones o cometidos estatales. El poder constituido será legítimo cuando emane de la Constitución y se ajuste a ella en su actuación. Dejará de serlo, cuando actúe violando los principios y normas de esta, en detrimento de la soberanía popular, base del poder constituyente. En Venezuela, desde 1999 hasta el 2012, no hubo enfrentamiento mayor entre ambos poderes, porque la mayoría de los venezolanos (poder constituyente) respaldaba al gobierno depositario del poder constituido.

Pero a partir del 2013 y hasta el presente, este enfrentamiento se ha acentuado peligrosamente. Todos los estudios de opinión revelan que entre el 70 y 80 % de los venezolanos (poder constituyente) rechazan al gobierno actual (poder constituido) y reclaman la aplicación de los mecanismos de revocación del mandato presidencial, establecidos en la Constitución. Estos, de la manera más descarada, han sido escamoteados al pueblo por el gobierno. Además, mayoritariamente se rechaza el desconocimiento de la separación y autonomía de los poderes públicos del poder constituido promovido por el actual régimen.

En consecuencia, esta crisis debe resolverla el pueblo venezolano en su carácter de poder constituyente originario, como poder supraconstitucional que es. Es la Constitución la que emana del pueblo y no al contrario. El pueblo no está limitado por una interpretación caprichosa de la Constitución, ordenada por el Poder Ejecutivo al Poder Judicial, como componentes del poder constituido.

La Constitución solo limita al poder constituido pero no al poder constituyente, que es ilimitado y creador. Su fuerza arranca de la voluntad popular. El poder constituyente no se agota al dictarse la Constitución de un Estado, sino que permanece latente, para ponerse de nuevo en movimiento, cada vez que sea necesario. En la Venezuela de hoy ese momento ha llegado. Es inconcebible que el 80 % de los venezolanos depositarios del poder constituyente, sean desconocidos por un poder constituido ya sin legitimidad alguna. Lo que está ocurriendo en la mesa de diálogo es la mejor prueba de ello.

Ha llegado entonces la hora del pueblo, que está mucho más allá de los partidos políticos. Es hora de aglutinar y liderizar a todos los sectores de la sociedad civil en los diferentes estratos sociales. Ha llegado nuevamente la hora del poder constituyente, pues la soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, quien puede ejercerla directa o indirectamente, sin que el poder constituido pueda impedírselo.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE