Maracaibo, Venezuela -

Opinión

La hora de la unidad, por Jorge Sánchez Meleán

martes 19/12/2017
7:56 AM
  • Jorge Sánchez Meleán

  • @VersionFinal

  • Archivo

Con los fraudes electorales del 30 de julio, el 15 de octubre y el 10 de diciembre de 2017, el Sistema Político venezolano perdió cualquier rasgo democrático que aún le quedara. Se reafirmó como régimen de Autoritarismo Competitivo. Pero, ante la desaparición evidente de cualquier posibilidad real de competencia electoral,Venezuela va hacia un Autoritarismo Consolidado, hacia una Autocracia Totalitaria. Con esa orientación, el régimen se prepara para llamar, en cualquier momento, a la elección presidencial de 2018.

Así pretende continuar en el poder, un régimen y un presidente que es rechazado por la mayoría de los venezolanos, como quedó claro el 10 de diciembre, en que la minoría obtuvo una pírrica victoria.Al margen de la Constitución, el régimen ha acabado con la unidad de la verdadera oposición como alternativa de poder. Pretende así, conformar con tontos útiles, una “oposición” a su medida. Esos ingenuos “opositores”, con la creencia romántica en un voto que no elige nada, solo legitiman a una Autocracia Totalitaria. Lo ocurrido el 10 de diciembre fue la crónica de una derrota anunciada. Era imposible ganar una elección cuando el régimen contaba con un mínimo de 30 por ciento del electorado, en base a una falsa convicción ideológica, más la coacción, el chantaje, la humillación y el ventajismo electoral más descarado, con la anuencia de un CNE cómplice del Gobierno.
No era secreto alguno que la abstención rondaría el cincuenta por ciento de los electores. Solo quedaba entonces un veinte por ciento del padrón electoral, con lo que era imposible victoria alguna.

Después del 15 de octubre, las condiciones estaban dadas para que una oposición unida, desnudara ante Venezuela y el mundo, a esa Autocracia Totalitaria. Aceptar ir a una nueva elección en las mismas condiciones, era hacer el ridículo de prestarse a legitimar a un régimen inmoral, sin posibilidad alguna de cuotas de poder importante. Por ello, ya llegó la hora de que la oposición deje a un lado sus diferencias políticas y estratégicas, haciendo un ejercicio de humildad.

El Pueblo de Venezuela clama por una unidad racional y patriótica de los partidos de oposición y de su liderazgo. Llegó la hora de unirse para detener la degradación del poder y la abolición de la Soberanía Popular, que es la esencia del voto. La oposición venezolana debe reconstruirse con sentido de la ética y los valores de la Democracia y el estado de derecho.

Llegó la hora de la unidad, ante un régimen autoritario, totalitario, autocrático y militarista, con una inteligente y única estrategia democrática. Es necesario entonces, detener cuanto antes esta Autocracia Totalitaria que pretende adueñarse de todo y de todos. Es esta la gran tarea de los venezolanos del presente, si queremos entregar buenas cuentas a los que nos sucederán.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE