Maracaibo, Venezuela -

Opinión

La flor de la ganadería tachirense, por Werner Gutiérrez

viernes 15/06/2018
9:30 AM
  • Werner Gutiérrez Ferrer // Ex Decano de la Facultad de Agronomía de LUZ

  • versionfinal

  • Referencial

El 10 de junio de 1957,  28 productores agropecuarios crean la Asociación de Ganaderos del Estado Táchira (ASOGATA), siendo su primer presidente Don Jorge Villamizar. Transcurría la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, momentos difíciles en los cuales los derechos políticos del ciudadano eran confiscados, no obstante, nada detuvo a aquel equipo de valientes emprendedores en ver concretado su sueño.

Con la creación de esta asociación, se le da un marcado impulso al desarrollo agropecuario de la región andina, desde su seno se motoriza la conformación de diversas empresas del sector generadoras de progreso en los diferentes pueblos de la geografía tachirense. Una de las acciones más necesarias a resaltar fue el impulso que desde ASOGATA se dio para la fundación de la Universidad Experimental del Táchira (UNET), al punto que en el año 1969, el ganadero Don Carlos García Lozada dona a través de esta asociación 800 hectáreas de su Hacienda Santa Rosa, para apoyar su creación.

Hoy esta asociación de ganaderos celebra los 61 años de su creación, agrupando ya 2000 productores agropecuarios, siendo especial referencia a nivel de todo el país y voz líder de un sector que en los últimos 19 años ha sabido resistir de pie, sin rendirse, un ambiente hostil y adverso para la actividad ganadera impulsado desde los gobiernos de Hugo Chávez Frías, y  Nicolás Maduro, por la aplicación de un modelo agrícola económico retrogrado y fracasado.

Al ganadero tachirense, lo acompaña además de su particular dialecto, su trato cordial y educado, el apego a sus costumbres, su solidaridad con los más necesitados, y de manera muy especial, el saber heredar con marcado esmero la tradición de ser productor agropecuario a las nuevas generaciones, sembrando en ellos el amor al campo, imponiéndose una y otra vez, con obstinante terquedad, sobre cualquier escenario desfavorable.

Tuve el indescriptible honor la pasada semana de ofrecer la conferencia “La ganadería venezolana ante el reto de reinventarse” en los actos conmemorativos de su aniversario por invitación de Leonardo Figueroa y  Algimiro Urdaneta, presidente y directivo respectivamente de esta asociación. Fueron tres días de placentero y productivo intercambio con un nutrido grupo de dirigentes gremiales, productores y profesionales del sector.

Este contacto, marco de manera por demás positiva mi alma, me contagio de renovadas esperanzas y fe en mi país, en su gente, en el seguro aporte que entregaran los jóvenes que iluminaban con su mirada aquel salón durante nuestra conversación, al proceso de construcción de la nueva Venezuela agroexportadora, que muy pronto germinará.

Para ello contamos igualmente con dignas y valiosas productoras agropecuarias como Flor Rodríguez de Duarte, primera mujer que en 61 años de vida de ASOGATA ha sido galardonada en este aniversario con el reconocimiento de “Ganadero del Año”.

Mujer que sabe delicadamente acompañar la feminidad de las tachirenses, con un carácter indomable, principios innegociables y un corazón que anida un amor tan infinito por la ganadería venezolana como las verdes colinas andinas o sus valles fértiles impregnados en cada rincón por las “Brisas del Torbes”.  Hoy quiero a través de la gallardía de esta hermosa dama celebrar una y mil veces a cada ganadero tachirense que con contagioso optimismo, me ha recibido expresándome “Yo no me voy de aquí, la montaña es mi flor, y flores como estas grandes, solo hay aquí”.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE