Maracaibo, Venezuela -

Opinión

Interpretaciones del 1ero de Mayo

miércoles 08/05/2019
9:28 AM
  • José Antonio Gil Yepes

  • @versionfinal

  • Archivo

Cualquier interpretación del 01-05 es tentativa porque hay contradicciones que aclarar. A primera vista, las ganancias de cada grupo provienen de los errores del otro, más que de sus fortalezas. La excepción a esta regla sería la liberación de Leopoldo López y que ésta, supuestamente, ocurriera en manos del máximo oficial chavista en seguridad, lo cual significaría riesgo de disidencia militar. Pero quien lo habría liberado no está preso. ¿Por qué? Si fue un “peine”, cumplió su trabajo. Si apoyó la protesta, “no lo pueden tocar” porque los militares no se dividen.

Los actores nacionales de mayor influencia en la determinación de nuestro futuro son los militares; por encima de los partidos, del gobierno y del resto de los sectores debido a la desorganización y descoordinación de los civiles y al conflicto entre ellos: Una pérdida de civilismo. El énfasis desmesurado del gobierno de Nicolás Maduro en demostrar la lealtad de la FANB a su gobierno puede  indicar que haya riesgo de fisuras, lo que se complica porque surgió una “tercera vía” según la cual algunos efectivos no se considerarían traidores al gobierno por seguir en él y reconocer el derecho a la protesta. Esta posición pone presión sobre el gobierno; aunque sería compensada por el apoyo incondicional de quienes están acusados internacionalmente.

El segundo lugar de peso en la determinación del futuro de Venezuela lo tienen actores internacionales que apoyan a uno u otro bando: Una pérdida de soberanía auto infringida por la misma desarticulación y conflicto entre los civiles. Los apoyos internacionales a la oposición parecen explicar la reticencia del gobierno de apresar a Guaidó, dado el riesgo de intervención militar extranjera.

El peor enemigo del gobierno de Maduro no es la oposición, la disidencia militar ni los Estados Unidos sino su empeño en no cambiar las políticas económicas para continuar minimizando la empresa privada, aunque el pueblo sufra hambre. Maduro tiene la palabra, pero no fue buen comienzo ofrecer diálogo con el pueblo y jóvenes para conocer lo que necesita cambiar ni explicar la crisis en función de las sanciones.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE