Maracaibo, Venezuela -

Opinión

Himno nacional, por Humberto Rivera

domingo 07/05/2017
1:40 PM
  • Humberto Rivera-Médico

  • @versionfinal

  • Archivo

Joya musical y poética constituida por la sociedad patriótica en Caracas, a raíz de los sucesos del 19 de abril de 1810, sus miembros durante una de sus reuniones, entusiasmados por el éxito de la primera canción patriótica, sugirieron la proposición de lanza la canción, para estimular el ánimo de los indecisos, fue así como Vicente Salías, médico, poeta y patriota deslumbro al país, improvisando allí mismo las primeras estrofas del himno nacional, Gloria al bravo pueblo, estrofa que sirvió de fundamento para el deslumbre de la historia y la composición del resto del himno nacional.

Todo se hizo en honor y reconocimiento al coraje de un puñado de patriotas que se jugaron su vida ante el poder omnímodo español, y fue entonces el 25 de mayo de 1881 cuando el presidente Guzmán Blanco decreta el Gloria al bravo pueblo como himno nacional de Venezuela, con letra Vicente Salias y música de Juan José Landaeta.

Les recuerdo a los lectores que la verdadera independencia se consagro el 24 de junio de 1821, después de la Batalla de Carabobo. A raíz de la invasión que Francia hizo a España, y argumentando que nosotros no éramos súbditos sin que se hubiera producido batalla alguna entre Venezuela y España; cuando España recupera el poder Venezuela insiste en considerar su independencia, donde se dio comienzo a la guerra de independencia que termina con la victoria venezolana sobre las tropas españolas en 1821 con la Batalla de Carabobo, donde perdieron la vida multitud de venezolanos que sin lugar a duda querían a Venezuela y dieron su vida por ella.

Desde entonces, los venezolanos disfrutamos y venerados estas acrisoladas estrofas que magistralmente confeccionaron estas mentes sin igual, jamás pensaron sus creadores que esta alegría que produjo la independencia que engendro el himno nacional de Venezuela, sería profanada tan fácilmente, a no ser que se tratara de una potencia bélica súper armada, que nos invadiera y nos volviera a someter, cosa que no había sucedido y que ahora el “Vil egoísmo otra vez triunfó”.

No se trata de fuerzas externas, sino de falsos patriotas que a través de componendas y falsas doctrinas, se han apoderado de la conciencia nacional volviéndonos a llevar al anacronismo del “Vil egoísmo que otra vez triunfó”, que el pobre en su choza cambiaría la libertad por alimentos y medicinas, y para desgracia la actual canciller Delcy Rodríguez le agrega “seguir el ejemplo que Cuba nos dio”.

No es la intención de este relato ofender a nadie, sino de alentarnos de la desgracia que nos lleva la contumacia de perseverar en el error.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE