Maracaibo, Venezuela -

Opinión

Gobierno “bachaquero”, por Werner Gutiérrez Ferrer

viernes 23/09/2016
10:09 AM
  • Werner Gutiérrez Ferrer - Exdecano de la Facultad de Agronomía de LUZ

  • @versionfinal

  • Archivo

Se acrecienta la crisis agroalimentaria de nuestro pueblo. Todo nos indica que se continuará agravando ante la inacción del Gobierno para resolver dos elementos indispensables: producción interna y la in ación.

Para aquellos que estamos apegados a los verdaderos intereses nacionales, es nuestro deseo e intención ver nuestros campos agrícolas orecer, ver germinar en nuestras tierras el alimento que le urge al pueblo.

A ello continuamos apostando todos los actores del circuito agroalimentario venezolano. Productores, profesionales del agro, agroindustriales, gremios agropecuarios e industriales, cada uno desde su espacio, ha presentado al país aportes de cómo lograr superar la crisis de inaccesibilidad de alimentos.

El Gobierno nacional, de manera irresponsable, continúa paralizado, moviéndose en círculos, apegado a viejas y fracasadas recetas de su Socialismo del Siglo XXI que evidentemente nos llevan a los mismos resultados, continúa la caída acelerada de la producción interna mientras desde la “nueva” Gran Misión Abastecimiento Soberano y Seguro, MPPAT, MPPAL, y de las gobernaciones de los estados Zulia y Táchira, se apuesta a las importaciones de alimentos para tratar de palear la “hambruna generalizada…” como la de nió el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, Zeid Ra’ad Al Hussein.

En Portuguesa y Barinas ya se ha iniciado la cosecha del maíz sembrado en el ciclo de invierno, y se deberían estar iniciando las siembras dentro del ciclo norte – verano.

Algunas de estas tierras ya están preparadas, en nuestros productores se respira como siempre disposición, pero se nos pasa el tiempo y el Gobierno no ha traído la semilla y agroinsumos por deudas que mantiene la empresa estatal Agropatria, con proveedores internacionales.

Mientras, se hacen anuncios de llegada de alimentos a nuestros puertos, favoreciendo la generación de riqueza en otros países y en las cuentas bancarias de las “mafias oficiales” encargadas de las compras de alimentos con sobreprecio, como la que denuncié hace ya un año en el caso de la leche en polvo completa, la cual fue negociada por sobre los 4.500 dólares la tonelada, mientras el precio promedio internacional estuvo por debajo de los 2.500 dólares.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE