Maracaibo, Venezuela -

Opinión

El lado oscuro de la desesperación, por Jesús Salom Crespo

sábado 03/06/2017
4:25 AM
  • Jesús Salom Crespo

  • @versionfinal

  • Archivo

La situación de abandono en que mantiene el Gobierno nacional a la población venezolana le ha llevado a tomar conciencia de que debe luchar para lograr un cambio político en el país, del que surja un nuevo gobierno que se encargue de resolver los ingentes problemas que hacen invivible la situación.

También sabe que, después de casi dos décadas en el poder, el vigente modelo político-económico fracasó y no se puede permitir la creación de reglas que lo eternicen, pues se acentuaría el totalitarismo con que se ha manejado y desaparecería cualquier vestigio de libertad y democracia.

Así las cosas, está claro que la propuesta de una nueva Carta Magna es una acción desesperada del Gobierno ante su escasa legitimidad y el peligro de perder el poder; como también es la venta a Goldman Sachs de bonos de la deuda pública (2.800 millones de dólares) con un impensable descuento del 69%, porque necesita liquidez para enfrentar pagos. Es decir, esa venta no significará bienestar para la población.

Ante tales circunstancias, los ciudadanos se han lanzado en masa a la calle, a exigir su derecho a una vida más digna; a luchar por la libertad, la democracia y la vigente Carta Magna, rechazando la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) en los términos en que el Gobierno pretende imponerla.

Lo conducente en este caso, es dar a conocer a la colectividad las bases constitucionales en las cuales se sustenta la afirmación sobre la inconstitucionalidad e ilegalidad de la iniciativa del Presidente de la República para convocar a una ANC, porque no llena los extremos que dicta la ley de leyes y no significa progreso alguno.

El pasado 30 de mayo, el Colegio de Abogados del estado Zulia tomó la iniciativa de hacer un juicio simbólico a la ANC para mostrar en forma gráfica los vicios de la convocatoria contrastándola con lo establecido en la Carta Magna.

Así, se organizó la “Marcha por la Libertad y Juicio a la Constituyente” de la que se hicieron partícipe tanto los abogados zulianos como estudiantes de las diversas Escuelas de Derecho de la región, personas de la sociedad civil, dirigentes políticos y las autoridades de LUZ.

La manifestación tuvo como punto de llegada el edificio del Rectorado nuevo de LUZ y se realizó sin incidentes. Más allá del efecto mediático, la importancia de esta cita es volver a replantear los problemas que vive la población y que causaron la rebelión popular y con base en sólidos argumentos rechazar la convocatoria a una ANC que permitirá profundizar el fracasado sistema socialista impuesto a sangre y fuego, el cual ha llevado miseria y toda clase de privaciones al pueblo.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE