Maracaibo, Venezuela -

Opinión

Ecos de la Guajira, por Rubia Luzardo

jueves 13/07/2017
4:07 AM
  • Rubia Luzardo

  • @versionfinal

  • Archivo

Así se denomina un grupo de comunicadores sociales y de otras áreas afines que se integraron en una red de acción social para dar a conocer la realidad diversa del conglomerado wayuu de Colombia y Venezuela, trascendiendo esas fronteras imaginarias que tanto desdibujan la visión de sus antepasados.

Este grupo de trabajo de carácter binacional, se gesta inicialmente para dar alternativas de respuesta a la problemática fronteriza que impacta en la vida del wayuu, apoyándose en la red de varias organizaciones no gubernamentales entre las que se destacan el Comité de Derechos Humanos de la Guajira, la Red de Comunicaciones del Pueblo wayuu, Fe y Alegría Paraguaipoa, Junta Autónoma de Palabreros y el acompañamiento especial del Comité de Derechos Humanos del Estado Zulia (Codhez), y otras que puedan irse incorporando.

En sus primeros intentos de documentar la realidad social que viven los pobladores de la Guajira en su lado venezolano, el equipo encontró un cuadro grotesco que indica la aguda crisis alimentaria que enfrentan familias enteras en diversos sectores, confirmando así las diversas denuncias hechas por diferentes vocerías sobre familias que no están haciendo efectiva su alimentación diaria, implicando hambruna, desnutrición y muerte de niños y ancianos como población más vulnerable.

Lamentablemente, estos testimonios desgarradores se repiten en toda la península de la guajira desde el territorio venezolano hasta el colombiano, ya que en ambos países las políticas gubernamentales son escasas y desacertadas para afrontar la pobreza y situación de hambre generalizada en sus pobladores.

Situaciones que han motivado al equipo conformado por Ecos de la Guajira para contribuir con la organización de un registro de familias en condición vulnerable, que no están siendo debidamente protegidas por el Estado, en el caso venezolano se observa una ausencia de cifras oficiales en torno al flagelo de la desnutrición y mortalidad generada en estos cuadros descritos.

Ante estos escenarios, el Gobierno venezolano, en todos sus niveles, afirma que las políticas sociales de apoyo alimentario asentadas en la red mercal y Comités Locales de Abastecimiento (CLAP) están siendo efectivas para la población wayuu y añu, situación desmentida en los diversos casos registrados hasta el momento.

Preocupa la falta de compromiso nacional en buscar atender con medidas prioritarias y políticas de impacto a corto, mediano y largo plazo, que reviertan los desaciertos hasta el momento aplicados para afrontar la pobreza y situación de hambre generalizada en la Guajira. Estamos seguros que esta iniciativa de Ecos de la Guajira será una voz para darle voz a los que no la tienen, invitamos a la comunidad binacional a apoyar este grupo de trabajo.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE