Maracaibo, Venezuela -

Opinión

El día que Capriles se convirtió en Piñerúa, por Ender Arenas Barrios

sábado 10/12/2016
5:01 AM
  • Ender Arenas Barrios

  • @versionfinal

  • Archivo

Se veía venir, después de tanto pajarito que habla y da instrucciones de cómo convertir un país en paisaje desolado, después de tanto culto santero y convivencias con espíritus del pasado: Bolívar, Maisanta, Guaicaipuro, Los Negros (Felipe y Primero), después de tanto babalao por el lado de la revolución (porque hay que decirlo, esta es la revolución del “mas allá”) la oposición también tiene sus espíritus. Y carajo, estos también se incorporan en los vivos.

Lo mismito que el bisabuelo en el bisnieto, también en la oposición suelen ocurrir algunos eventos donde los espectros se apoderan de algunos vivos para que atestigüen hechos que reflejan deudas que en vida no pudieron pagar y ahora se valen de almas inocentes para poder cancelarlas.

Esto que les cuento es lo que sucede con la extrañísima “incorporación” del espíritu de un viejo luchador social y de partido, Don Luis Piñerúa Ordaz, quien todavía se encuentra en el purgatorio, en el cuerpo (todo el cuerpo, ¡eh! eso incluye la lengua y su función principal el habla) de Henrique Capriles.

El espíritu del viejo luchador ya lo había intentado antes. Lo hizo primero con Henry Ramos Allup, a quien le dio la lista de corruptos, renovada con la de los de la quinta república, quienes han robado parejo y sabroso, pero Ramos se resistió, pues ya sabemos que él es un viejito jodido. Hoy por haberse negado a recibir el espíritu de Don Luis Piñerúa, recibe el duro castigo de sufrir en carne propia los trozos de yuca que le manda Nicolás Maduro, quien no sabe hacer otra cosa que cosechar tubérculos, que otros le siembran. Pero el espíritu de Don Luis es persistente y también quiso hacerlo con Ismael García, pero este también se negó a pagar la deuda del viejo dirigente blanco y nadie sabe por qué.

Le toca el turno a Capriles. Este ha despachado una vaina gruesa y hasta ahora todo el mundo se pregunta, por qué carajo se le ocurrió decir que había gente de la oposición que hace las veces de sapos cooperantes del gobierno a cambio de algún pago.

Muchas hipótesis se han construido a propósito de la denuncia que hace Capriles, lo cual ha provocado la alegría tanto del gobierno como de los opositores de siempre a todo lo que hace la MUD. En este sentido dicen mis informantes que han escuchado a Patricia Poleo gritar en el baño ¡Aleluya!, a María Corina Machado gozar una bola, a Pérez Osuna, la Nitu, decir ahora si es verdad que vamos por la MUD. También a Carlos Blanco, Armando Duran el Gral. Peñaloza, Aristiguieta Gramko y a Marianela Salazar felicitándose.

Por su parte Maduro ha dado instrucciones, muerto de risa y de un contento para que les cuento, de partir el palo de yuca en dos mitades igual de grande y gruesa, una mitad para el “Chúo” Torrealba y la otra, ¿para quien va a ser?, para Ramos Allup, pues.

Pero, mi hipótesis es la siguiente, el espíritu de Piñerúa encontró al fin quien recibiera su errante alma: Henrique Capriles y le dio a este la famosa lista que tanto ofreció a en su momento y que no pudo o nunca quiso entregarla o peor que nunca la tuvo y que solo pudo hacerse de ella una vez muerto.

Por su puesto la lista esta borrosa, pues todos sabemos que Don Luis era un hombre honesto y bueno, sin pecado mortal y con problemas de la vista. Claro algún pecadillo el viejo luchador habrá cometido, pero son pecados leves. Lo que quiero decir es que la lista no vino del infierno, sabemos que el líder adeco esta en ese limbo llamado purgatorio, pero coño allí ya está haciendo calor y a lo mejor le dio la lista equivocada.

O, a lo mejor, mi hipótesis es incorrecta, Capriles le está pasando una facturita a alguien. Pero eso lo sabremos dentro de poco si es que Capriles no quiere penar en el purgatorio.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE