Maracaibo, Venezuela -

Opinión

Caminando con pasión, por Douglas Zabala

martes 07/03/2017
3:59 AM
  • Douglas Zabala

  • @versionfinal

  • Archivo

La primera vez que caminé en una campaña electoral fue cuando el Partido Comunista de Venezuela, asolado por la derrota sufrida en los años de la lucha armada, resolvió volver de nuevo a las actividades pací cas y democráticas con la fachada del movimiento político Unión Para Avanzar (UPA), esta vez apoyando la candidatura del Maestro irreverente Luis Beltrán Prieto Figueroa. Recuerdo que allí en Valle Frío nuestra Juventud Comunista instaló senda carpa, quizás influido todavía por las marchas guerrilleras acabadas de abandonar. Con el gallito del UPA y la tarjeta morada del MEP, partido del orejón, recorrimos Maracaibo, San Francisco y hasta La Concepción. Íbamos derrochando ímpetu, esperanza y valentía juvenil.

Con Luis Hómez y ahora desde el MAS volví al “casa por casa” cuando no era eslogan de campaña, ni había señas de elecciones teledirigidas desde las cómodas computadoras y la telefonía digital. Siempre con el mismo esmero, buscando y llevando optimismo para el combate militante por los de abajo. Tres campañas nacionales por una representación parlamentaria, coronada junto con una pléyade de activistas naranja, fueron testigos del surgimiento de un liderazgo de socialistas democráticos, que terminaron coronando para los zulianos, una Gobernadora como la hoy ausente y siempre recordada Lolita Aniyar de Castro.

El golpe de estado fallido del 4 de febrero y el 27 de noviembre de ese mismo año, provocó una honda huella en la conciencia del país. El ciudadano de a pie sintió el influjo de aquella asonada, que prometía redimir a los pobres y sacar a Venezuela del marasmo donde se encontraba. Esos hechos militares, pero de carácter político, impactaron profundamente al Zulia; más cuando aquí quien protagonizó la acción tomó la Residencia Oficial sin echar un tiro. Con un Arias Cárdenas, arrancando sin historial electoral, pero bañado con el aura del 4F, también caminamos las calles de esta ciudad. Siempre con el mismo afán de cambio y libertad, logrando conquistar la Gobernación a los pocos meses de haber iniciado la campaña.

Carlos Alaimo estuvo en mi programa radial y allí informó que, al terminar la entrevista, iría con su Movimiento “Pasión por Maracaibo” a una caminata por el Casco Central de la Ciudad. Este Médico, Empresario Exitoso y Propietario Editor de Versión Final, viene de regreso a la política, ya que en su juventud militó en el socialcristianismo. Con él salí a caminar de nuevo y eso no tuviese ninguna relevancia a no ser porque en esta oportunidad como si viniéramos de una pandemia al que este Galeno fuese a curar, de las casas salían por borbotones, imágenes de madres demacradas por el hambre, ancianos macilentos y de caminar tembloroso, niños famélicos y jóvenes con sus ropas bailándoles en el cuerpo.

La gente salió, se acercó y conversó con Alaimo, quien está proponiendo su nombre para la Alcaldía de Maracaibo, escuchó su mensaje de aliento y de una nueva política para una nueva ciudad. Casi nadie le gritó que el hambre los está acabando, que la inseguridad les quitó la costumbre de sentarse frente a sus casas. Desesperados, pero con dignidad, buscan una respuesta a su tragedia y desean la primera oportunidad electoral para salir de esto. Habrá que seguir caminando con mucha pasión y compromiso ético, para que jamás este país sea gobernado por una elite corrupta e indolente, como la que arruinó en estos 18 años al país.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE