Maracaibo, Venezuela -

Opinión

Antipirético y mentira, por Manuel Felipe Sierra

martes 25/07/2017
9:13 AM
  • Manuel Felipe Sierra | Periodista y Analista Político

  • @VersionFinal

  • Archivo

La elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos resultó sorpresiva para algunos (tanto que su rival Hillary Clinton lo superó por tres millones en el escrutinio del voto popular), y para otros habría de ser un mandato contradictorio y difícil dado al contenido de sus promesas durante la campaña. Y así ha resultado. A seis meses de su gestión, el balance le es desfavorable lo cual se revela ya en los modestos niveles de apoyo en los sondeos de opinión. Está claro que Trump utilizó el malestar en algunos sectores sociales para exaltar la necesidad de volver “los ojos hacia adentro”, como un recurso que le prometía un significativo apoyo en el electorado. Más empresario que político, desafiando incluso a los niveles directivos de su Partido Republicano ha proclamado el proteccionismo cuando el mundo se abre cada vez más a la mundialización económica; ha propuesto la eliminación de leyes sociales como el “Obamacare” que respondió a una larga exigencia de grupos mayoritarios de la población ante el alto costo de la atención sanitaria en ese país.

A propósito de sus seis meses el The Washington Post realizó un curioso estudio con resultados contundentes según el cual, “durante su primer semestre Trump ha hecho 836 afirmaciones falsas o engañosas”. No tendría porqué haber sorpresas. En las últimas décadas ha ganado fuerza la llamada “antipolítica”, y como dice el prestigioso periódico norteamericano, “Trump, sumergido en el mundo empresarial, no discrimina entre temáticas y es lógico que haya agitado la política de Estados Unidos y gran parte del mundo”. El periodista Nicolás Alonso corresponsal de El País España en Washington escribe: “Trump solo recurre al Twitter para propagar este tipo de falsedades, criticar a sus opositores y defender sus acciones”. Como se advirtió a tiempo la primera potencia del mundo tiene ahora al mando un típico “fenómeno de la antipolítica” al cual le resultará muy difícil manejar las complejas realidades geopolíticas y económicas que necesariamente implican a la Casa Blanca.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE