Maracaibo, Venezuela -

Opinión

16-J: por un nuevo comienzo, por Jesús Salom Crespo

sábado 15/07/2017
5:55 AM
  • Jesús Salom Crespo

  • @versionfinal

  • archivo

Han pasado más de 100 días de lucha contra la perversión de un gobierno que no tiene miramientos para arremeter contra la población. Un gobierno que es capaz de infligir el mayor dolor posible a quienes salen a la calle a manifestar pacíficamente su descontento con una situación que sobrepasó los límites tolerables. Un pueblo que mira desconcertado cómo se malbaratan ingentes cantidades de divisas en materiales para la represión; mientras hay una crisis humanitaria en salud y alimentación.

Los venezolanos, que después de haber hecho grandes esfuerzos para alertar a los gobiernos de la región de la instauración de un régimen totalitario en Venezuela; de denunciar ante los organismos internacionales los graves problemas institucionales causados por un modelo fracasado que demolió la democracia hasta en sus cimientos, acabó con el sector productivo y generó miseria, violencia y corrupción; nos aprestamos a caminar sin miedo y con paso firme por la dignidad, hacia la libertad.

Convencidos de la necesidad imperiosa de un cambio político que permita rescatar la Carta Magna, trascender el rentismo petrolero y abrir vías a la productividad, al mercado internacional y el bienestar de la población, enfrentamos una decisión esencial para catapultar el país hacia esa idea de futuro que estamos construyendo: una consulta popular pautada para el 16 de julio mediante la cual decidiremos si queremos una Constituyente; si pedimos a las FANB que se coloque a nuestro lado y si estamos de acuerdo con nombrar nuevos poderes públicos.

Nos acompaña una conciencia política desarrollada al fragor de la lucha pacífica, la cual nos permite asumir los riesgos que implica desconocer el gobierno en funciones, a sabiendas que traerá mayores beneficios que pérdidas. Nos da pie para enfrentar y vencer el autoritarismo de un régimen que pretende mantenerse en el poder a costa de lo que sea, menos con una elección. Posibilitará dejar atrás casi dos décadas de oprobio, de corrupción, de martirio y violación sistemática de los derechos humanos.

En esta hora histórica, hago un llamado a la conciencia ciudadana para que con civismo cumplamos este domingo 16 con ese derecho contemplado en la Carta Magna y nos preparemos para los eventos que vendrán, porque Venezuela nos necesita a todos, unidos, sin distingo de parcialidad política. Hagamos a un lado los fanatismos, apasionamientos e informaciones tendenciosas. Confío en que Dios iluminará a este pueblo generoso para que tome las decisiones correctas que haya que tomar.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE