Seis civiles sirios muertos en bombardeos del régimen en Alepo

Al menos seis civiles murieron el jueves en ataques aéreos en la provincia de Alepo, norte de Siria, a pesar de un alto el fuego en vigor desde hace 12 días, afirmó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Por otra parte, 22 yihadistas murieron en las últimas 24 horas en la provincia vecina de Idlib, víctimas de ataques aéreos del gobierno o de la coalición internacional dirigida por Estados Unidos.

Los seis civiles, entre ellos cuatro niños, murieron en un ataque del régimen que destruyó una vivienda en la localidad de Babka, en el oeste de Alepo.

El balance podría ser más grave ya que hay heridos graves, indicó el OSDH.

La mayoría de los yihadistas muertos en Idlib eran combatientes del Frente Fateh al Sham (ex Al Nusra, la rama de Al Qaida en Siria), indicó la ONG.

La provincia de Idlib está controlada por una alianza de rebeldes y del Frente Fateh al Sham.

Esos ataques tuvieron lugar a pesar de que la tregua pactada el 30 de diciembre pasado sigue vigente.

Fateh al Sham y el Estado Islámico (EI) están excluidos de la tregua apadrinada por Rusia y Turquía.

El principal frente de combates sigue siendo la región rebelde de Wadi Barada, a 15 km de Damasco, donde se encuentran las principales fuentes de abastecimiento en agua de la capital siria, que el gobierno quiere recuperar a toda costa.

El gobierno sirio acusa a los rebeldes de Wadi Barada, incluyendo al Frente Fateh Al Sham, de haber cortado a propósito el suministro de agua para la capital.

Sin embargo, los rebeldes aseguran que los bombardeos del régimen dañaron las bombas de agua y niegan que Fateh Al Sham esté presente en la región.

El miércoles el gobierno sirio anunció un acuerdo para que el ejército entre en Wadi Barada para restablecer el abastecimiento de agua, pero la oposición desmintió esa información.