Maracaibo, Venezuela -

Mundo

Ocho de cada 10 curas que dejan el sacerdocio lo hacen porque tienen hijos

Por primera vez el Vaticano revela esta cifra. Es en respuesta a una nota de The New York Times

jueves 28/02/2019
8:49 PM
  • El Clarín

  • @VersiónFinal

  • Cortesía

Alrededor del 80% de los pedidos en todo el mundo para renunciar al ejercicio del sacerdocio –lo que técnicamente se denomina la solicitud de la dispensa- se debe a que el sacerdote tuvo un hijo, según informó el prefecto de la Congregación del Clero del Vaticano, el cardenal Beniamino Stella. Y señaló que la concesión de la petición por parte de la Santa Sede es prácticamente automática, ya que se basa en el criterio de que el sacerdote debe asumir las responsabilidades de su paternidad.

La revelación, hecha al sitio oficial del Vaticano, VaticanNews, se produjo luego de que el diario New York Times, publicara días atrás un artículo titulado “Las reglas secretas del Vaticano para los sacerdotes con hijos”, en referencia a que Roma oculta las medidas que suele tomar en estos casos. A la vez que el diario estadounidense cuenta el drama de casos de hijos de sacerdotes no reconocidos.

En aquel momento, el vocero papal Alessandro Gisotti, dijo que en la Iglesia “existen lineamientos” de actuación ante esos casos. Pero ahora, el cardenal Stella –en el marco de la transparencia informativa en que está embarcado El Vaticano con el pontificado de Francisco- decidió exponer el criterio que se sigue y revelar el porcentaje de los casos, aunque no precisó el número de casos.

Con la firma de Andrea Tornielli, a cargo del contenido de los medios vaticanos, el portal admite que si bien existe una especie de guía ante estos casos de la Congregación para el Clero para uso interno, fue un tema «tabú» en la Iglesia durante mucho tiempo con la consecuencia a menudo de que estos niños crecíansin tener un padre conocido y reconocido.

Stella precisó que el sacerdote ya no ejercía el sacerdocio cuando se le otorgaba la dispensa, pero que en la actualidad constituye una causa casi «automática» tras la presentación en Roma. Y que se están haciendo esfuerzos para que se obtenga «en el menor tiempo posible, un par de meses» para que el sacerdote pueda estar con su hijo.

Una situación de este tipo, puntualizó, se considera «irreversible» y exige que el sacerdote abandone el estado clerical, aunque se considere apto para el ministerio.

Los problemas aparecen, indicó, cuando el sacerdote que tuvo descendencia no quiere pedir la dispensa porque la relación con la madre del menor ha cesado o cuando el obispo o superior del lugar piensa que «después de haber ayudado económicamente a la descendencia, o después de haber trasladado al sacerdote, el clérigo puede continuar ejerciendo el ministerio».

En los casos en que, según la evaluación del obispo o del superior, la situación exige que el sacerdote asuma las responsabilidades derivadas de la paternidad (hay excepciones “raras” como que el hijo integre una familia consolidada), pero no quiere pedir la dispensa, el caso se presenta a la Congregación para la dimisión del clérigo del estado clerical.

«Obviamente, un hijo es siempre un regalo de Dios, no importa cómo haya nacido. La pérdida del estado clerical se da porque la responsabilidad parental crea una serie de obligaciones permanentes, que no son solo económicas», afirmó.

Francisco ya como arzobispo de Buenos Aires abogaba por «salvaguardar el derecho de los hijos a tener a su lado un padre además de una madre».

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE