Maracaibo, Venezuela -

Mundo

Corea del Norte, una “cárcel a cielo abierto”

El Human Rights Watch considera que los esfuerzos diplomáticos de Kim Jong Un "serán vanos si sigue presidiendo un país que es la cárcel a cielo abierto más grande del mundo"

martes 12/06/2018
12:25 PM
  • AFP

  • @VersionFinal

  • Archivo

Corea del Norte sigue siendo una “cárcel a cielo abierto” pese a la ofensiva diplomática sin precedentes del líder Kim Jong Un en Singapur, recuerdan los defensores de los derechos humanos.

Kim está acostumbrado a ser tachado de dictador. Por eso este martes debió quedar sorprendido por los elogios de Donald Trump, que lo describió como un hombre que “quiere lo que es justo”, y por los gritos de “te queremos” de los transeúntes.

El líder norcoreano se esforzó al máximo por parecer simpático, accediendo incluso a un selfi con el ministro de Relaciones Exteriores de Singapur, Vivian Balakrishnan.

“Algunos dicen que Kim es ‘encantador’ o ‘más simpático de lo esperado’, pero no deberían dejarse engañar por la sonrisa de Kim en este show político”, declaró el martes a la AFP, Choi Jung-Hun, un tránsfuga norcoreano que reside en Seúl.

Choi llama a la comunidad internacional a no ocultar “el lado sombrío detrás delreality show diplomático”.

“Tenía realmente la esperanza de que Trump tratara el tema de los derechos humanos en su reunión con Kim”, dijo, refiriéndose a los “pobres norcoreanos que se pudren en la cárcel”.

Donald Trump asegura haber hablado de los derechos humanos con Kim Jong Un. Pero ignoró la pregunta de un periodista sobre Otto Wambier, un estudiante estadounidense muerto tras haber pasado más de un año detenido en Corea del Norte.

La familia Kim dirige Corea del Norte con mano férrea desde hace tres generaciones.

Antes de la cumbre del martes, más de 300 organizaciones, como Human Rights Watch (HRW), instaron a Corea del Norte a avanzar en los temas de los derechos humanos.

Homicidios, torturas, secuestros

En su último informe anual sobre los derechos humanos en el mundo, el departamento de Estado estadounidense acusó en abril a Corea del Norte de una serie de acciones aprobadas por el gobierno, desde homicidios extrajudiciales hasta torturas, pasando por la represión de disidentes y secuestros en el extranjero.

Kim Jong Un es acusado de estar detrás de la ejecución de su propio tío Jang Song-Thaek en 2012 por “traición” y del asesinato de su hermanastro Kim Jong Nam, en un aeropuerto de Malasia en 2017.

“Kim Jong Un está ganando una estatura internacional de hombre de Estado, pero sus esfuerzos serán vanos si sigue presidiendo un país que es la cárcel a cielo abierto más grande del mundo”, reaccionó Brad Adams, director para Asia de Human Rights Watch.

HRW recuerda que algunas sanciones impuestas a Corea del Norte se deben a sus violaciones de los derechos humanos y no solo a su programa nuclear.

“Sería muy decepcionante que la situación catastrófica de los derechos humanos en Corea del Norte se oculte completamente en pleno deshielo de las relaciones diplomáticas”, advirtió Amnistía Internacional, que denuncia “una casi total negación de los derechos humanos” en Corea del Norte.

COMENTE