Maracaibo, Venezuela -

Salud y Belleza

Zapatos inadecuados causan al menos 5 enfermedades

Juanetes, metatarsalgias, sesamoiditis, dedos de garra y callosidades, suelen aparecer por la mala elección en el uso de gomas y botas

viernes 04/05/2018
10:34 AM
  • Marielba González

  • @VersionFinal

  • Archivo

La necesidad de estar a la moda supera el confort. Al momento de elegir sus calzados las personas tienden a pensar primero en la apariencia que en la salud. Creen que su elección de zapatos no representa ningún riesgo médico, pero la terrible decisión del glamour con el tiempo pasa una factura a la extremidad gestora de cada paso que damos.

Apoyo ortopédico, amortiguación, personalización y ajuste son los cuatro ítems que debe contener un zapato para que se considere saludable, según la podiatra Emily Splicha, quien explica: “La mayoría de las personas toman la salud de los pies por sentado hasta que experimentan dolor, hinchazón u otro tipo de condición”. Sin embargo, desde el deterioro de la circulación, hasta la deficiencia nutricional, pueden afectar la extremidad del soporte, lo que en última instancia afecta su bienestar total.

La fisioterapeuta Joana Díaz Lartategui, coincide con Splicha en su enunciado. Pero para ella elegir zapatos hermosos en lugar de funcionales trae consigo consecuencias más graves que roces, dolores de espalda baja y fracturas.

En su opinión experta estas son las patologías que puede exacerbar la mala elección:

Juanetes (hallux valgus): desviación del dedo gordo del pie hacia el resto de los dedos.

Metatarsalgias: dolor e inflamación en el área situada antes de los dedos de los pies.

Sesamoiditis: inflamación de unos huesecillos situados bajo la cabeza del primer metatarsiano.

Dedos en garra: deformidad de los dedos del pie, quedándose flexionados.

Callosidades: piel engrosada causada por la repetitiva presión o fricción en una zona determinada.

Splicha añade que los problemas vasculares del pie repercuten en la circulación arterial, ya que la sangre es bombeada desde el corazón hasta el final de nuestros pies, trayendo oxígeno a los tejidos. Pero cuando se acumula la placa se estrechan las arterias en las piernas limitando el paso. Esto último causa dolor, retraso en la cicatrización y afecta las capacidades motoras.

La podiatra agrega a su lista la infección micótica, mejor conocida como pie de atleta; la neuropatía, características por la sensación de hormigueo, entumecimiento y debilidad en los pies y las piernas; y los problemas biomecánicos, como el exceso de pronación, que causan desequilibrio, artrosis de rodilla precoz y dolor de la articulación sacroilíaca.

Tamaño correcto

Las dos especialistas en movimiento humano recomiendan, además de tomar en cuenta el tamaño correcto del calzado y no abusar de las plataformas, tomar previsiones al principio y final del día.

Su principal escudo y estandarte en este sentido se vincula con el arte de intercalar el clóset y las opciones. Es decir, proponen alternar el uso de cada par de zapatos que posea la persona para no generar estrés en el pie.

Para prevenir molestias como la fascitis plantar o la tendinitis de Aquiles es ideal estirar los pies y pantorrillas, mientras que el uso de crema hidratante impide la aparición de callos y talones secos y agrieta.

Otros métodos que refieren las expertas son: humectar la piel con productos a base de vaselina y distribuir el peso corporal de forma adecuada a través del uso de aparatos ortopédicos.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE