Maracaibo, Venezuela -

Salud y Belleza

“La ginecología no se puede quedar en el pasado”

La técnica ofrece múltiples beneficios, entre ellos la disminución de complicaciones como hemorragias y eventraciones posteriores a las cirugías

jueves 07/09/2017
4:00 AM
  • Silanny Pulgar

  • @VersionFinal

  • Javier Plaza

La evolución de la ciencia y de la tecnología ha permitido grandes avances de la medicina en el mundo. Venezuela no escapa de ellos. Importantes pasos al frente se han dado en cada materia de salud y el Zulia ha sido protagonista de mucho de ellos.

El miedo al dolor, al trauma del proceso de recuperación y al largo tiempo para la integración a las actividades cotidianas luego de una cirugía, eran solo algunos de los miedos que las mujeres sentían a la hora de realizarse una intervención quirúrgica, en materia ginecológica. El solo hecho de escuchar la palabra cirugía, generaba angustia en las pacientes, sin embargo, estos patrones han cambiado gracias a la llegada de la ginecología mínimamente invasiva, una intervención que disminuye en un muy alto porcentaje las consecuencias generadas por las cirugías abiertas.

La técnica fue impulsada en la ciudad por el doctor Hebert Quintero, ginecólogo y obstetra, especializado en laparoscopia y suelo pélvico. El médico marabino comenta a Versión Final, que debido a esta metodología se han disminuido las consecuencias de las operaciones convencionales, en las cuales los galenos debían realizar importantes incisiones en el cuerpo para poder llevar a cabo una intervención.

“La ginecología no puede quedarse en el pasado. En el mundo, ya prácticamente no se habla de cirugía abierta. Esta técnica tradicional causa grandes complicaciones en la mujer. Pero todas estas han disminuido hasta en un 98 por ciento, gracias a la laparoscopia”.

Disminuye complicaciones

Quintero explica que luego de una operación, la mujer tarda siete días para recuperarse y reintegrarse a sus actividades diarias. “Hoy en día la mujer trabajadora, activa, no puede guardar un largo y tedioso reposo. Así que necesita estar de pie pronto, y con esto es posible. Además, se disminuyen complicaciones como las hemorragias, los accesos de pared o las eventraciones”.

La técnica consiste en introducir, por medio de pequeñas incisiones abdominales o vaginales, un instrumento especializado que explora e interviene en el organismo sin causar daños.

“Cuando me gradué, me di cuenta que las cirugías abiertas eran muy traumáticas y pensé que tenía que haber algo más dócil. Vi que había estudios médicos que eran desgarradores. Entonces comencé a indagar y en 2006 supe que existía esta metodología. Dije esto es lo que viene. Este es el futuro”.

Basado en necesidad de buscar otras vías para la mujer, el doctor realizó múltiples viajes al exterior y se formó en ginecología mínimamente invasiva. Fue entonces cuando introdujo por primera vez la histeroscopia oficinal, que se realiza de manera ambulatoria en el consultorio, sin necesidad de ingresar a pabellón. Esto lo hizo pionero de esta técnica en Maracaibo.

“Comenzamos a hacer jornadas y fuimos generando grandes cambios. Hoy en día existen muchos médicos con esta técnica y eso es algo bastante satisfactorio, por todo lo positivo que implica. Me apasiona el hecho de ayudar a la mujer porque es un género sumamente maltratado cuando se trata de patologías y enfermedades”.

Brindando oportunidades

El doctor Hebert Quintero fundó en el año 2014 el Primer Curso de Ampliación de Ginecología Mínimamente Invasiva, avalado por la Universidad del Zulia y por la Clínica Sagrada Familia.

Gracias a esta iniciativa, los ginecólogos que deseen formarse en esta especialidad, tienen la posibilidad de hacerlo en Maracaibo, sin tener que viajar a otro país.

El primero en la ciudad

La primera operación de suelo pélvico (o prolapso) por vía laparoscópica en el Zulia fue realizada en la Clínica Sagrada Familia, por el doctor Hebert Quintero en 2014, al igual que el primer caso de endometriosis profunda. Desde entonces, la técnica impulsada en la ciudad por el médico, con especialidad en endoscopia ginecológica en la Universidad Católica de Valencia, España, ha tomado fuerza.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE