Maracaibo, Venezuela -

Espectáculos

Emmanuel Rincón: “No soy creyente de los cursos literarios”

jueves 15/09/2016
11:03 AM
  • Mariana Ávila | Foto: Cortesía

  • @versionfinal

  • Archivo

El escritor venezolano de 25 años, aficionado del cine y la fotografía, nos habla mucho más allá de su novela negra Wolf.

Emmanuel Rincón es un joven tachirense de 25 años con una fuerte pasión por la escritura. A él se le reconoce por resultar ganador del XIV Certamen de Relato Eugenio Carbajal, llevado a cabo en el Principado de Asturias.

Ahora, el tachirense presenta Wolf, un thriller psicológico publicado bajo la colección Vértigo en Ediciones B (Grupo Zeta). Versión Final conversó con él sobre su percepción de la literatura como escritor, partiendo desde su concepción principal sobre la escritura, hasta aquel joven de 15 años que nunca pensó dedicarse a la literatura.

Rincón es un muchacho muy educado, con un tono de voz agradable y un acento andino inconfundible. En el transcurso de la entrevista se establecieron algunos temas que no tenían que ver en lo absoluto con la literatura.

Siempre sintió la necesidad de escribir, tanto que parecía que lo llamara de algún modo personal, porque para él la escritura es básicamente un método de expresión y no hizo más que acudir a ella para hacerlo.

El autor de Wolf nunca pensó llegar hasta este momento, comenta que “uno cuando es más pequeño, es más escéptico y a medida que fui creciendo fue naciendo una necesidad, escribir”, no fue sino hasta unos años más tarde donde se fija una meta y podemos ver parte de ella, materializarse en su reciente obra.

El escritor no es creyente de los cursos literarios, para él es más como una cuestión de pasión porque “no todas las artes son aprendidas”, y simplemente te llaman, siendo tanta la necesidad que contra todo pronostico se debe llegar hasta el final, porque a él lo rechazaron muchas veces y nunca desistió.

En una familia donde no hay escritores, Rincón es como un diamante aún en proceso de pulido, una discrepancia que va por buen camino. No existe un género que pueda definirlo, él mismo revela que todo esto surge de la necesidad de expresar algo, por lo que el género literario depende de lo que se quiera decir.

Particularmente se ha paseado por lo político, la ficción, y va escribiendo de acuerdo a la necesidad que tenga.

Rincón revela lo satisfecho que se siente con sus logros hasta ahora, momento en que su carrera se ha enfocado más en acumular trofeos en lo personal que en lo económico, sin embargo, no se detiene y manifestó: “quiero llegar más lejos”, refiriéndose a su carrera; llevar sus obras al plano internacional y a su vez “llenar de cultura a la gente”, pues a afirma que “le hace falta al país” y se le escuchaba entusiasmado al decirlo; porque el Rincón antes y después de la escritura no son muy distintos, solo cambian los planos y los retos a los que se enfrenta, pero el estudiante de derecho y el escritor no son antónimos, solo expresó que “el papel del escritor es más introspectivo”.

Pero lejos de todo ese mundo literario existe un muchacho amante del fútbol, aficionado a la fotografía y al cine; incluso Wolf —su cuarta novela publicada— nació como la idea de un guión cinematográfico, pero son muchos los efectos visuales requeridos.

Prevalece el arte

Hoy en día existe un auge de la población inclinada hacia la literatura; antes soñaban con ser ingenieros petroleros o se inclinaban por otra profesión, actualmente, en las nuevas generaciones, las artes prevalecen; la literatura en particular tiene un fanatismo notable.

Adentro de este mismo desenfreno existe una discriminación casi imperceptible por quienes no se han leído ciertas obras que parecieran ser requisito para encajar en esta nueva sociedad de jóvenes amantes de la literatura.

En opinión a esto afirmó: “es muy tonto y sí, hay personas así”. Particularmente él no ha leído todos los clásicos literarios, prefiere leer autores como Federico Vegas, escritor de las obras Prima lejana y Los incurables, en lugar de la Ilíada de Homero. Leer, para él es una cuestión de gustos personales.

Haber leído todos los clásicos no hace a una persona más capaz o lo pone en un escalafón más alto. Leemos para disfrutar y nos formarnos en relación a lo que queremos.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE