¡Sorprendente! Descubren huellas de un reptil antecesor de los dinosaurios

Investigadores de centros españoles han descubierto en el Pirineo un gran número de huellas de una especie desconocida de reptil que vivió hace 247 millones de años, antecesor de los cocodrilos y los dinosaurios.

Según los expertos, que publican su hallazgo en la revista Plos One, las huellas son de reptiles arcosauromorfos, entre ellas de una nueva especie, Prorotodactylus mesaxonichnus, correspondiente a un reptil que vivió en el Pirineo hace entre 247 y 248 millones de años, pero que no estaría emparentado con los dinosaurios.

El descubrimiento se enmarca en las campañas de campo realizadas desde el año 2012 por geólogos, biólogos y paleontólogos de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y del Instituto Catalán de Paleontología Miquel Crusafont (ICP) en colaboración con geólogos locales.

En estas campañas se han hallado cerca del Puerto del Cantó y de Soriguera (Lleida), muestras de los períodos Pérmico y Triásico, con unas edades comprendidas entre los 300 y los 200 millones de años.

El estudio se basa en el análisis de huellas fósiles (icnitas) que dejaron varios grupos de reptiles sobre sedimentos, así como de los ecosistemas donde vivieron.

“Las icnitas son unos fósiles muy efímeros y de difícil conservación, pero gracias a la técnica fotogramétrica para obtener modelos 3D y a los moldes de silicona hemos podido identificar y preservar su registro”, detalló el investigador de la UAB, Eudald Mujal.

El estudio de las huellas ha demostrado que dominaban los arcosauromorfos de tamaños más bien reducidos, de aproximadamente medio metro de largo, pero, aunque menos abundantes, también había ejemplares de más de tres metros de longitud.

Según el investigador del ICP Josep Fortuny, “las nuevas huellas pirenaicas indican que estos animales, de aproximadamente medio metro de largo, usaban las cuatro patas para caminar, y a menudo dejaban marcas de la cola”.

“De todas formas, algunas huellas evidencian una posible locomoción bípeda en momentos puntuales para ir más rápido. Todas estas características indican que los autores de las huellas podrían ser euparkeriidos, un grupo de arcosauromorfos conocidos por restos óseos de la misma edad en Polonia, Rusia, China y Sudáfrica”, puntualizó Fortuny.