El nazi Alois Brunner falleció en un calabozo en Damasco en 2001

alois-brunner-version-final

El criminal de guerra nazi Alois Brunner, juzgado responsable del asesinato de 130.000 judíos de Europa, murió en un calabozo en Damasco en diciembre de 2001 a los 89 años, según una nueva investigación publicada el miércoles.

La fecha y las circunstancias de su muerte han estado envueltas de misterio. El SS de origen austriaco, nacido en 1912, fue dado por muerto en 1992, especialmente por el historiador Serge Klarsfeld.

Pero en diciembre de 2014, el Centro Simon-Wiesenthal afirmó que el exnazi había muerto en Damasco en 2010.

La nueva investigación publicada por la revista francesa XXI está basada en tres testigos, presentados como antiguos miembros de los servicios de seguridad sirios a cargo de la protección del antiguo nazi. Uno de ellos, Abu Yaman, hoy refugiado en Jordania, aceptó dar su verdadero nombre.

Según sus testimonios, el exadjunto de Adolf Eichmann y antiguo responsable del campo de Drancy, cerca de París, pasó sus últimos años encerrado en un calabozo en el sótano de una residencia habitada por civiles. 

Al morir, en diciembre de 2001, su cuerpo, lavado según el rito musulmán, fue inhumado en “total discreción”, en el cementerio de Al Affif, en Damasco.

Brunner, que siguió siendo nazi hasta su último suspiro y se hacía llamar Abu Hosein, vivió sus últimos años de forma miserable. “Estaba muy cansado, muy enfermo. Sufría y gritaba mucho, todo el mundo le oía”, explicó uno de sus guardias bajo el pseudónimo de Omar.

Para comer, “tenía derecho a una ración minúscula, algo infame, un huevo o una patata, tenía que elegir”. “No podía ni lavarse”.

“Nos satisface saber que vivió mal”, reaccionó a la AFP Serge Klarsfeld.

Klarsfeld, cuyo padre asesinado en Auschwitz, fue detenido en 1943 en Niza por un comando dirigido por Alois Brunner, viajó a Damasco en 1982 con su madre Beate para reclamar la expulsión del jefe nazi. En vano.

“La investigación de XXI es perfectamente verosímil. Han interrogado a alguien que lo conoció muy de cerca”, estimó Klarsfeld, que lamentó no obstante que Brunner fuera juzgado en rebeldía en París, en 1954 y de nuevo en 2001.

Según la investigación de XXI, a partir de 1989, el criminal de guerra pasó prácticamente bajo arresto domiciliario en su apartamento situado en el barrio de las embajadas de Damasco. A fines de los años 1990, Brunner fue trasladado por “motivos de seguridad” al sótano de un inmueble del que ya no volvió a salir.