Maracaibo, Venezuela -

Curiosidades

Estudio: Cerca de 1 de cada 4 adultos japoneses de entre 20 y 30 años es virgen

“Mis estudiantes no pueden usar la palabra ‘pene’ o ‘vagina’, y si una mujer expresa algún conocimiento o interés en el sexo, se te ve como una mujer perdida. Los hombres tampoco hablan de eso”, dice Kukhee Choo, profesor de estudios de medios en la Universidad Sophia en Tokio

martes 09/04/2019
4:40 PM
  • Redacción Versión Final Web

  • @VersionFinal

  • Cortesía

Según un nuevo estudio, los japoneses adultos tienen sus primeras experiencias sexuales heterosexuales más tarde que sus contrapartes en Estados Unidos y Reino Unido.

Expertos en salud pública de la Universidad de Tokio descubrieron que la inexperiencia sexual estaba aumentando en el país, con un porcentaje de mujeres de 18 a 39 años que nunca habían tenido relaciones sexuales que llegó al 24,6% en 2015, un aumento con respecto al 21,7% en 1992.

El cambio fue mayor para los hombres de la misma edad, con un 25,8% de vírgenes en 2015, en comparación con el 20% de 1992.

“La inexperiencia sexual se ha convertido en una preocupación nacional en Japón, pero los informes anteriores no examinaron la tendencia en los diferentes grupos de edad y socioeconómicos”, dijo Peter Ueda, investigador de salud pública en la Universidad de Tokio y autor del estudio, publicado este lunes.

En comparación, las encuestas de Reino Unido, Estados Unidos y Australia sugieren que las tasas de inexperiencia heterosexual están entre 1% y 5% de los adultos en o alrededor de sus 30 años, dijo el documento, que fue publicado en la revista BMC Public Health.

Los autores dijeron que si bien se había sugerido que un número creciente de adultos japoneses carecían de experiencia sexual, su estudio fue el primero en abordar este problema utilizando datos representativos a nivel nacional.

El artículo definió la experiencia sexual heterosexual como el coito vaginal entre hombres y mujeres. No incluía respuestas de aquellos que se identificaron como LGBTQ o asexuales, y asumió que todas las parejas casadas habían tenido relaciones sexuales.

Los investigadores basaron su estimación nacional en datos de siete encuestas nacionales de fertilidad realizadas durante tres décadas. Cada uno se basó en las respuestas de entre 11.553 y 17.859 adultos de 18 a 39 años de edad.

“El dinero manda”

El informe encontró que un mayor porcentaje de hombres con ingresos más bajos permaneció sin experiencia sexual en comparación con las mujeres.

“Aunque la discusión sobre la causa y el efecto se vuelve muy compleja cuando se considera quién tiene experiencia sexual y quién sigue siendo virgen, mostramos que la inexperiencia heterosexual es, al menos en parte, un problema socioeconómico para los hombres. En pocas palabras, el dinero manda”, dijo Cyrus Ghaznavi, el autor principal del estudio.

El tema de la tasa de natalidad es importante en Japón porque su población está envejeciendo rápidamente.

Japón se considera una nación “superenvejecida”, lo que significa que más del 20% de su población tiene más de 65 años. Solo 946.060 bebés nacieron en 2017, un mínimo récord desde que comenzaron los registros oficiales en 1899.

El declive significa que un grupo reducido de trabajadores se queda apoyando a una población cada vez más anciana que necesita atención médica y pensiones, explicó Kukhee Choo, profesor de estudios de medios en la Universidad Sophia en Tokio, que no participó en la investigación. Choo agregó que poner de relieve el aumento de la falta de sexo es parte de una agenda doméstica para rectificar la disminución de la población.

En los últimos años, los gobiernos locales han incrementado sus esfuerzos para emparejas a los heterosexuales solteros en un intento por revertir la disminución de la tasa de fertilidad del país.

“Parece que hay un impulso nacional para que la gente realmente piense sobre este tema y tenga un sentido de urgencia”, dijo Choo.

Además, a pesar de la multimillonaria industria del porno de Japón, Choo dijo que las discusiones sobre pornografía y sexo siguen siendo un tema tabú. “El sexo es visto como sucio y corrupto en Japón”, dijo Choo.

“Mis estudiantes no pueden usar la palabra ‘pene’ o ‘vagina’, y si una mujer expresa algún conocimiento o interés en el sexo, se te ve como una mujer perdida. Los hombres tampoco hablan de eso”.

Enlace económico

Las actitudes conservadoras en torno al sexo no siempre han sido la norma en Japón, según Choo. Muchos japoneses adoptaron las nociones occidentales de amor libre y liberación sexual después de la derrota de Japón en la Segunda Guerra Mundial, en 1945, y la introducción de los valores estadounidenses, dijo Choo.

Cuando Japón experimentó un “milagro económico” desde finales de la década de 1940 hasta finales de los 80, durante el cual se convirtió en la segunda economía más grande del mundo después de Estados Unidos, aumentaron los oficinistas en Japón.

Aunque se esperaba que trabajaran largas horas, las corporaciones los recompensaron con estilos de vida estables de clase media y empleo vitalicio. Tales hombres se convirtieron en la idea dominante de la masculinidad.

Durante esas décadas, las compañías en ciudades y pueblos densamente poblados se convirtieron en el caldo de cultivo de nuevos romances al considerar favorablemente los matrimonios entre el personal.

“Contrataron activamente a personas que pensaron que serían un buen partido entre sí y organizarían días de deportes y vacaciones de empresa para facilitar los encuentros entre personas”, dijo Shigeru Kashima, profesor de estudios japoneses en la Universidad Meiji.

Pero en la década de los años 90, el auge económico de Japón entró en crisis, lo que resultó en un largo período de inseguridad financiera y estancamiento económico que se conoció como la “década perdida”.

Kashima argumenta que la pérdida de poder económico de los hombres luego del período de estancamiento financiero del país afectó su confianza a la hora de perseguir a las mujeres.

“En las últimas dos décadas, a algunos hombres japoneses les ha resultado difícil enfrentar dificultades externas y temor al rechazo”, dijo Kashima. “También hay una actitud de hombres que se dedican más a sus pasatiempos en comparación con las mujeres que se dedican a trabajar”.

Redefiniendo la virginidad y el sexo

Choo dijo que si bien algunos heterosexuales japoneses pueden no tener experiencia sexual, las relaciones significan cosas diferentes para diferentes personas.

“Algunas personas están en una relación y no tienen sexo. Algunas personas no quieren estar en una relación porque no quieren ser sexuales. Todo esto está sucediendo al mismo tiempo entre los jóvenes en Japón, “Dijo Choo.

Ueda, el coautor del estudio, dijo que las vírgenes heterosexuales encuestadas en el informe expresaron su interés en casarse más adelante en la vida, lo que sugiere que su inexperiencia sexual no fue por elección.

Y mientras que las razones detrás del aumento de las tasas de virginidad heterosexual son complejas, el consumo de sexo virtual y porno también ha sido culpado por el declive de las relaciones heterosexuales en Japón.

“Se podría decir que existe una demanda de experiencias sexuales o románticas alternativas porque a las personas les resulta difícil encontrar parejas, o puede suponer que el aumento de estos servicios se debe a que algunas personas prefieren expresar su sexualidad de esta manera”, dijo Ueda.

El equipo de Ueda también sugirió que Japón podría estar liderando una tendencia global hacia la inexperiencia sexual entre parejas heterosexuales, con un aumento de la inactividad sexual entre los adultos jóvenes en Alemania y Estados Unidos, lo que sugiere un cambio global en las actitudes hacia el sexo.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE