Corte francesa absuelve a herederos Wildenstein acusados de millonario fraude fiscal

Los herederos de la dinastía de comerciantes de arte Wildenstein y sus consejeros, acusados de un millonario fraude fiscal, fueron absuelto este jueves por una corte francesa.

Los herederos Wildenstein estaban acusados de haber ocultado al fisco francés gran parte de su fortuna evaluada en varios miles de millones de euros, sobre todo propiedades de prestigio y pinturas de grandes maestros, durante dos sucesiones en 2001 y 2008.

El tribunal estimó que había una “intención clara” de disimulación, pero explicó la decisión por deficiencias en la investigación y en materia legislativa francesa sobre fraude fiscal.

La ley es la misma para los “poderosos y los pobres”, declaró el juez ante una sala colmada de abogados y periodistas.

Los tres herederos acusados, el jefe de la familia, Guy Wildenstein, su sobrino Alec Junior y su excuñada Liouba Stoupakova, viuda de uno de los difuntos herederos, estuvieron ausentes.

La justicia absolvió también a dos abogados, un notario y un gestionario de “trusts”, sociedades fiduciarias anglosajones a menudo acusadas de ayudar a defraudar al fisco.

Se trata de un revés importante para la fiscalía francesa, que había estimado que este caso era el fraude fiscal “más sofisticado y más longevo” de la historia reciente de Francia.

La fiscalía había pedido penas severas, sobre todo contra el franco-estadounidense Guy Wildenstein, el principal heredero de esta dinastía: cuatro años de cárcel en suspenso y una multa de 250 millones de euros. 

El fisco francés les exige más de 500 millones de euros en impuestos pendientes de pago.