Maracaibo, Venezuela -

Editoriales

A los empresarios zulianos

jueves 14/03/2019
8:04 AM
  • Editorial

  • @Versionfinal

  • Archivo

El saqueo no es una victoria política. El saqueo es el despojo de todo tipo de valores, es la desnudez de una maltrecha o carente humanidad, es la nulidad de conciencia, es la anomia en su estado más primitivo, es el libertinaje convertido en terror.

Hoy, 14 de marzo de 2019, tras varios días de la más cruel de las agresiones hacia el pueblo venezolano, les hablo como empresario, amén que conozco el mundo político porque abracé en la adolescencia con pasión ese hermoso oficio, desde la visión de ciudadanía, formado en las aulas de la libertad y democracia, lo que le sirvió a nuestra generación para librar batallas exitosas contra el marxismo leninismo y contra una guerrilla que, con violencia, quiso imponerse en los años 60 y 70.

Mi solidaridad con ustedes, hombres y mujeres que hoy están (estamos) siendo víctimas de un modelo perverso que atenta contra la propiedad privada y las libertades económicas, promovido desde el oscurantismo.

Mi solidaridad con el grupo económico zuliano, hoy víctima de esta barbarie en medio de la cual nos encontramos.

Hay un Estado responsable, y en el mañana, porque habrá un mañana amplio y para todos -que cada vez está más cerca- deberá diseñar idóneas e inclusivas políticas públicas para permitir que todo el empresariado pueda hacer, lo que siempre hemos venido haciendo: crear empleos dignos, producir, arriesgar y sortear las incertidumbres; pero siempre invirtiendo en el país. contrario a este sórdido tiempo de dudas y carencias propios de un sistema que lo que menos garantiza es seguridad integral, en términos jurídicos, de personas y bienes.

El empresariado se levantará, de ello no hay dudas. Los conozco personalmente a unos e indirectamente a otros y, a quien no conozco, le conocemos por su esfuerzo y laboriosidad.

La barbarie de estos saqueos y actos vandálicos están dejando profundas huellas emocionales y muertos que superan los efectos y consecuencias de las pérdidas económicas, pero no habrá perdón, en el mañana para los que causaron estos daños a los zulianos.

Se hará con justicia y en apego a las leyes que serán aplicadas por ciudadanos con ética y moral, que no estarán nunca al servicio de intereses personales ni grupales y, muchos menos partidistas.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE