colombiazuela vertical
Maracaibo, Venezuela -

Deportes

Valbuena y Castillo murieron por no ponerse los cinturones

Los grandeligas se trasladaban desde Caracas a Barquisimeto, luego de terminar el encuentro entre los Leones del Caracas y los Cardenales de Lara, cuando una piedra, que colocaron en el camino, lo hizo colisionar y perder la vida

viernes 07/12/2018
12:50 PM
  • Redacción Versión Final

  • @Versionfinal

  • Cortesía

El hampa lo volvió a hacer. Dos vidas fueron arrebatadas en la madrugada de este viernes, cuando la forturner en la que se trasladaban José Castillo, Luis Valbuena, Carlos Rivero y su chófer Raúl Álvarez se volcara en la autopista Centor Occidental Cimarrón-Andresote a la altura de la Moritá, lo ocasionó la muerte de los dos primeros peloteros.

Castillo y Valbuena viajaban en la parte trasera, mientras que Álvarez era el piloto y Rivero el copiloto. El lamentable hecho ocurrió cerca de la 1:00 de la madrugada, los dos fallecidos decidieron viajar en el camioneta del antesalista para “llegar más rápido” a Barquisimeto, donde hoy y el sábado disputarían dos encuentros ante los Bravos de Margarita, que fueron pospuestos.

“Se mataron”, contó un allegado al equipo. “Venían en la camioneta de Carlos Rivero. Los chamos se vinieron en la noche, ‘El Hacha’ ya estaba montado en el autobús, pero Luis Valbuena le pidió la cola y luego convidó a Castillo, porque eran muy amigos”.

“Cuando venían en camino se consiguieron con una piedra muy grande, fué a esquivarla y uno de los cauchos delanteros agarró la piedra y la camioneta saltó de inmediato, contó Elvis Escobar que iba detrás de ellos”,  dijo. “Escobar vio la camioneta y Castillo y Valbuena venían sin cinturón y salieron volando por la ventana, comenzaron a dar vueltas y vueltas, uno quedó en el canal de ida y otro en el de venida. Carlos Rivero cuando cae, ve que está bien y comienza a salirse de la camioneta y el chófer le pidió ayuda, pero cuando salieron a auxiliar a Valbuena ya estaba convulsionando y Castillo ya estaba muerto”

“Al rato llegó el autobús e Ildemaro Vargas llegó a levantar el cuerpo de Castillo y llorando le decía: ‘Castillo levántate'”.

Se conoció que los peloteros viajaban lejos de los escoltas de seguridad del estado, que acompañan a los equipos para preservar la seguridad de los jugadores. El bus llegó una hora después, cuando ya habían sido robados algunas pertenencias y yacían sin vida los cuerpos de los dos grandeligas.

Rivero y Álvarez se encuentran estables en una clínica del país, gracias al uso de los cinturones de seguridad.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE