El diario plural del Zulia
TOPE AMERICARGO

«CarGo» toca la puerta con las Águilas

La fiebre del béisbol profesional venezolano comenzó a generar síntomas en Carlos González. El toletero de los Rockies de Colorado, quien cuenta los días, para representar a Venezuela en el Clásico Mundial comparte la idea de muchos de sus compatriotas, poder jugar en Venezuela y así tomar un ritmo de juego adecuado para encarar el Clásico Mundial de Béisbol 2017.

González, quien compartió consejos y autógrafos con al menos 45 niños de las Pequeñas Ligas de Coquivacoa- donde se formó como pelotero- durante una clínica de béisbol organizada por Empresas Polar, no ocultó su intención de uniformarse con las Águilas del Zulia durante un tiempo prudente al final de esta campaña; sin embargo, es consciente de que todo dependerá del visto bueno de los Rockies, algo a lo que la gerencia de Colorado han sido renuente desde el 2009.

«Es algo complicado en estos momentos», señaló González sobre su incorporación a las Águilas. «Por supuesto que me encantaría jugar esta temporada, pero estoy en lista de fatiga extrema y uno simplemente debe seguir las reglas, mientras tanto estoy tocando la puerta, ojalá me den la oportunidad de jugar esta vez y poder prepararme de una mejor manera para el Clásico».

«Obviamente cuando uno les habla de jugar en otro lado ellos se hacen los sordos», dijo González en tono jocoso.  

Más allá de lo complejo que puede ser reencontrarse este año con el equipo rapaz, «CarGo» no lo descarta. «Sé que muchos peloteros van a venir a jugar aquí con ese plan (de prepararse bien para jugar con Venezuela) y eso es lo ideal, uno puede llegar a tono a los campos de entrenamiento y jugar en Clásico en buenas condiciones, pero es una decisión que se me escapa de las manos, que debe ser consultada con ellos (Rockies), para saber qué puede pasar, ojalá se dé».  

«Ya es bueno ver a Félix (Hernández) lanzando aquí, y si él puede, por qué no podemos el resto».

Es un fijo

Algo que si puede asegurar el toletero zuliano, es que tiene todas las intenciones de estar en el terreno el próximo 10 de marzo cuando Venezuela enfrente a Puerto Rico en el estadio Charros de Jalisco, en Guadalajara.

«Es una gran responsabilidad para todos los venezolanos, es un compromiso y una deuda que tenemos con el país y la afición. Lo mejor que le puede pasar a un atleta es representar a su nación que respira béisbol, no hay nada mejor que ponerse el uniforme de Venezuela», puntualizó el patrullero.

González se siente motivado por la posibilidad de compartir el outfield con sus paisanos Ender Inciarte y Gerardo Parra.  

«Sería lo ideal, ojalá que el equipo esté conformado con un outfield de puros zulianos, son jugadores que admiro y con los que he compartido mucho. Lo mejor es que podamos armar una selección de alto calibre y muy competitiva».

Un invierno tranquilo

Por primera vez González no acapara los titulares relacionados a los rumores de cambio propios del mercado de receso de temporada de las Grandes Ligas.

Más allá de ser una atractiva pieza de cambio para los Rockies, en esta ocasión su organización espera negociar una extensión de contrato.

«Hasta ahora no hay nada concreto, con mi agente he conversado muy poco sobre eso, lo importante ahora es cumplir de la mejor manera el año que me queda de contrato. Ellos  (los Rockies) tienen planes de una extensión, obviamente, porque se acerca el final de mi contrato y desean seguir contando conmigo, pero hay muchísimas cosas que tienen que acordarse para que esa extensión se cumpla».

González, de 31 años, tendrá un salario de 20 millones de dólares en 2017, el último año de su contrato con los Rockies. El hecho de ser representado por Scott Boras, podría significar un duro obstáculo para establecer otro acuerdo multianual antes de que sea declarado como agente libre.

Independientemente de las negociaciones, González aclaró que seguirá siendo un outfielder regular la próxima zafra, dejando a un lado la intención del equipo de alternarlo en la inicial.

«Me siento bien en el outfiled, es simplemente una idea para un futuro en mi carrera, no ahora. Ya conversé con la gerencia y saben que todavía puedo rendir en los jardines. Fui finalista al Guante de Oro (como right fielder), eso representa mucho y significa que hago bien mi trabajo».

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...