Maracaibo, Venezuela -

Deportes

Cardenales corta el vuelo del campeón

Los crepusculares voltearon el juego en el noveno inning con el cerrador Arcenio León en la lomita

lunes 08/01/2018
1:21 AM

El sueño de ser bicampeón por segunda vez en su historia finalizó ayer para las Águilas del Zulia. Los Cardenales de Lara fueron más sobre el terreno y se impusieron 7-3 ayer en el quinto juego de la primera serie de postemporada celebrado en el Luis Aparicio “El Grande” de Maracaibo. Los rapaces mantuvieron sus esperanzas intactas hasta el noveno inning.

El mánager Lipso Nava acudió a su carta crédito dentro del bullpen: el cerrador Arcenio León. Con el juego 3-2 a favor de los zulianos, Rangel Ravelo arrancó el noveno tramo con sencillo, Henry Urrutia ligó doblete y Jesús Montero negoció boleto para llenar las bases.

Carlos Rivero sonó línea por el jardín izquierdo para igualar la pizarra, Eugenio Vélez falló con rolling que forzó el out de Anthony Concepción en el home plate, pero Jecksson Flores, como emergente, pegó sencillo ante un inocente envío de León que se quedó en el medio. La guinda del pastel la puso Elvis Escobar con triple, entre el center y right fi eld, para barrer las bases.

 

Con una amplia ventaja en el duelo, el timonel José Moreno recurrió al dominicano Ricardo Gómez, quien emergió como el nuevo taponero de los larenses, para sentenciar la victoria. Gómez retiró en fi la a Bryant Flete, Álex Romero y Jairo Pérez para sellar su pase a la semifi nal del béisbol venezolano y la eliminación de las Águilas, que se quedaron sin chance de ir por el juego de comodín.

 

Pirela y Gotta improductivos

El fi nal de campaña de las Águilas fue sentenciado por dos bateadores que se perfi laban como claves en la serie: José Pirela y Cade Gotta.

El “Aguila Negra” promedio apenas para .125 en 16 turnos, nbo conecto extravases, se poncho en 6 oportunidades y dejo a 11 corredores en las bases, igualado en el liderato del equipo con Jose Flores.

El jardinero izquierdo se vio fuera de ritmo, luego de disputar solo siete compromisos en la ronda regular y estar fuera en las últimas dos semanas por problemas estomacales, según informó el equipo.

Cade Gotta, primera escogencia y uno de los toleteros que más daño le hizo a Cardenales en la primera fase, se vio desdibujado en toda la serie.

El estadounidense promedió para .200 en 15 chances ofensivos, con cinco ponches, sin bases por bolas y 10 compañeros dejados en las Curtis, Alí Castillo y Jairo Pérez no lograron descifrar los envíos de los lanzadores de Cardenales para poder producir anotaciones. almohadillas. Además de esas dos piezas, JermaiL. Águilas dejó average de .195 en los cinco juegos, con un promedio de 2.4 carreras anotadas por cotejo.

 

Pitcheo intraficable

 

Si algo logró apabullar a los toleteros zulianos fue la sensacional rotación que conformó Lara para esta ronda. El cuarteto integrado por Jorge Martínez, Júnior Guerra, Néstor Molina y Raúl Rivero se combinaron para dejar efectividad de 0.93 en 29.0 entradas, con 21 abanicados, ocho pasaportes y una victoria.

El relevo no se quedó atrás. Salvo los lunares de Felipe Paulino en el primero y tercer enfrentamiento de la serie, el bullpen dejó promedio de carreras limpias recibidas de 1.05 en 17.0 entradas, con 13 ponchados, cinco boletos y registro de tres lauros y un descalabro.

 

Producción apabulladora

 

El tridente conformado por Elvis Escobar, Ildemaro Vargas y Juniel Querecuto fue clave en el éxito de los crepusculares en esta serie, que a diferencia de la final de la temporada pasada, lograron ejecutar los pequeños detalles. Esos tres bateadores promediaron .403 en 62 oportunidades al bate, con 12 anotadas, 10 empujadas y siete bases robadas.

Esos tres toleteros se combinaron para producir 22 de las 27 rayitas de los Cardenales durante toda la serie. El camino para las Águilas terminó con un trago amargo. Sus verdugos, fueron las víctimas de ellos en la final, casualmente también en cinco duelos.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE