Águilas inicia el desafío de las semifinales frente a Caribes

jp-aguilas-galvis-foto-javier-plaza-version-final-jpg-02

A partir de ahora solo cuatro juegos separan a las Águilas del Zulia de avanzar a una instancia final por primera vez en 17 años, y para conseguirlo deberán atravesar un duro escollo.

El equipo rapaz inicia las semifinales del béisbol profesional venezolano, visitando a Caribes de Anzoátegui en el estadio Alfonso “Chico” Carrasquel, un reducto que se ha sido infranqueable para las Águilas en postemporada.

El Zulia solo ha ganado uno de los últimos 10 desafíos que enfrentó en la “choza” de la tribu durante sus anteriores presencias en el extinto round robin.

Esta vez el entorno es totalmente diferente, será una serie al mejor de siete encuentros. Las Águilas vienen de barrer a los Tigres en la primera ronda de playoffs, afianzados en una notable labor monticular, mientras que Caribes dejó atrás a Tiburones a fuerza de batazos.

El derecho Wilfredo Boscán será quien comande la rotación aguilucha, mientras que el mexicano David Reyes será quien esté de turno por Caribes sobre la lomita, en el arranque de la serie.

“Nos enfrentamos a una serie que no va a ser nada fácil, un rival netamente ofensivo, que lo han demostrado a lo largo de la temporada, pienso que todo dependerá de la manera en que los lanzadores ejecuten sus pitcheos, pues es mínimo el margen de error, sobre todo al iniciar en ese parque”, manifestó Lipso Nava, mánager de las Águilas.

“Hay que mantener nuestro plan de juego, no hay que improvisar nada, a estas alturas del campeonato no hay un rival fácil, por lo que será una contienda bastante interesante”, acotó el estratega zuliano.

El cuerpo de picheo rapaz fue determinante acceder a las semifinales, la efectividad colectiva fue de 2.75, mientras que el bullpen se combinó para permitir apenas un par de anotaciones en 18.2 entradas. Sin embargo, Nava.

“Vamos batallar al máximo juego a tras juego. Queremos llegar a la final, pero entendemos que hay que hacerlo jugando un buen béisbol, vamos a salir a jugar duro y dar lo mejor de nosotros”, puntualizó Nava. “Más allá del rival, para nosotros todo dependerá de cómo podamos desenvolvernos, tenemos las piezas para ser competitivos, hay mucho balance en el roster y los muchachos están muy animados, se siente la energía y las ganas de conseguir buenos resultados”.

Para Nava el descanso que propició la barrida frente a los felinos no será un factor que pueda influir en contra de las aspiraciones zulianas. “Realizamos un plan de trabajo que nos sirvió parea mantenernos a todo y recuperar a varios jugadores que presentaban molestias, pienso que nos benefició un poco bajar la intensidad durante estos días”.

Bien armados

El hecho de que aún en las Águilas no se perciban quiénes podrán reforzar el equipo durante la ronda de sustituciones, es una muestra de la profundidad y las pocas necesidades que presenta el roster antes de encarar la ronda de los cuatro mejores equipos del torneo.

“Durante la temporada fue una serie muy cerrada, pero ahora todo será muy diferente, contamos con un equipo mucho más estructurado, el aporte de (José) Tábata, (Ronny) Cedeño y otros peloteros que nos han cambiado el rostro en la postemporada, creo que hemos ido evolucionando y eso nos da posibilidad de hacer los ajustes necesarios para encarar a un equipo como Caribes”, comentó José Flores, quien ha logrado darle un impulso al equipo.

La ofensiva aguilucha bateó colectivamente .309 en la primera fase del playoffs, por lo que parece no haber espacio dentro de un lineup.

“Cada jugador en este equipo tiene la capacidad de cumplir de la mejor manera su responsabilidad. Tenemos bastante claro cuál es nuestra meta, vamos a afrontar las cosas juego a juego. No estamos pensando en el más allá, sabemos muy bien qué esto puede cambiar de la noche a la mañana”, apuntó Freddy Galvis, quien ha sido determinante en esta etapa.

“Es un momento bastante importante para todos. La armonía que tenemos es muy grande y queremos seguir así hasta el final”.