Maracaibo, Venezuela -

Ciudad

Zulianos combaten infecciones con antibióticos elaborados en Colombia

En cuatro de seis establecimientos en Maracaibolos encargados revelaron que obtienen los medicamentos de proveedoresdel vecino país o distribuidores nacionales que venden productos neogranadinos

lunes 11/02/2019
5:42 PM
  • Robert Arámbulo

  • @versiónfinal

  • Referencial

Las farmacias de Maracaibo están surtidas de antibióticos, pero en su mayoría, elaborados en el vecino país. En ellas adquieren antibióticos por medio de droguerías colombianas, ya que las nacionales no los distribuyen.

Los antibióticos combaten las infecciones bacterianas.“Su uso correcto puede salvar vidas», explicó la profesional en medicina interna YoleidaArteaga al referirse a su importancia.

Su consumo puede ser algo normal dentro de la población venezolana que comúnmente obtiene una infección en su organismo desde causas relacionadas con las bacterias del agua hasta la picadura de un insecto, añadió Arteaga. El detalle está en lo complejo que puede resultar adquirir este producto para la salud. Los precios varían, según el antibiótico, el más económico supera los Bs.S 5000 y otros pueden llegar a los 50.000. (Vea la tabla de precios).

Lisett Fuenmayor, farmacéutica, detalló lo difícil que es conseguir los antibióticos por sus altos costos y expresó que, en el marco de la crisis sanitaria, es más factible importarlos.

Las droguerías se tienen que valer de los productos del vecino país, agregó.

Fuenmayor explicó que la mayoría de las medicinas que se encuentran en la farmacia donde labora al oeste de la capital zuliana son traídas desde afuera para poder atender la demanda de los clientes que comúnmente reciben un “no” al preguntar por cualquier medicamento.

En un recorrido que realizó el equipo reporteril de Versión Final en seis farmacias de Maracaibo, en cuatro, sus encargados afirmaron que obtienen los antibióticos desde proveedores colombianos o distribuidores nacionales que venden productos del país vecino.

A esta problemática se suman los costos de estos medicamentos, que para muchos ciudadanos son de difícil acceso.

Haideé Rojas comentó que a su hija le tuvieron que inyectarAmikacina 14 veces por una infección en la orina y contó que se le hizo más factible pedir a unos amigos que le  trajeran las ampollas de Colombia, que comprarlos acá.

No es posible que un antibiótico valga casi el sueldo mínimo, es toda una locura, expresó la ama de casa.

Los farmacéuticos entrevistados explicaron que la mayoría de las personas que desean comprar este tipo de producto tiene que buscar lo más accesible y no lo medicado. “Hay quien puede y quien busca lo que le recetan, pero no muchos”, sostuvola boticaria Neryelis Morillo.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE