El Zulia registra 1.250 ataques de serpientes al año

serpiente

“Tierra de Cascabeles” es como los indígenas llamaban a la capital del Zulia. De hecho, historiadores piensan que este es el significado de “Maracaibo”. Y es que, debido a sus condiciones climáticas, algunas razas de serpientes predominan en el estado Zulia, donde unos 1.250 ataques se registran al año, según bomberos marinos del Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos (INEA). La lluviosa mañana del domingo 12 de marzo Yasmin Arsila, de 26 años, se encontraba limpiando su casa situada en la parroquia Rafael Urdaneta, en Bachaquero, municipio Valmore Rodríguez. Confiada, se dirigió al patio.

No pensó que la lluvia acercaría a una peligrosa vecina que se arrastraría hacia una de sus extremidades. Su pie derecho fue alcanzado por los filosos colmillos de una serpiente Rabo Amarillo (nombre ofi cial Bothrops Asper). El grito de dolor de Arsila advirtió a sus familiares. A las 11:00 de la mañana, la joven ingresó al hospital Dr. Pedro García Clara, de Ciudad Ojeda. La doctora de guardia, Elizabeth Jiménez, la ingresó de inmediato a la sala de emergencia; pero no disponía del antídoto para revertir los mortales efectos del veneno: el suero antiofídico. Tuvo que solicitarlo al teniente Luis Contreras, miembro del cuerpo de bomberos del INEA. Afortunadamente, luego de dos horas de viaje del teniente desde Maracaibo hasta Ojeda, Arsila no se sumó a las estadísticas mortales. En lo que va de 2017 han muerto dos personas en el Sur del Lago y, en apenas tres meses, se han presentado 265 mordeduras en el Zulia y el Eje Panamericano, según informó Contreras; reconocido por la Unesco como embajador humanitario en la lucha para evitar muertes por mordeduras de serpientes en Latinoamérica.

Dos kits de suero, cada uno con 100 miligramos de antídoto, fueron María V. Rodríguez | [email protected] nal.com.ve La Mapanare causa el 85 % de las mordeduras de serpientes en Venezuela; seguida de la Cascabel con 12 %, la Coral con 2 % y la Cuaima Piña con 1 % suministrados finalmente a Arsila para continuar con su tratamiento. El radiólogo Ezzer Pino, quien trabaja en este hospital, comenta que allí hubo dos casos más de mordeduras, hace 15 días. “Los pacientes provienen más que todo de Mene Grande, Bachaquero y otras zonas rurales”, señala. Aparecen en la ciudad En el parque Vereda del Lago, en la vía al aeropuerto, en El Bajo, San Isidro, La Chamarreta y en otras zonas abiertas se han encontrado serpientes como las Mapanares y Cascabeles. En Maracaibo se hallan pocas, ya que han emigrado debido al desplazamiento que el urbanismo generó en su hábitat natural. de la Salud declaró como “problema de salud pública” a las mordeduras de serpientes.

La escasez de sueros es una realidad mundial. A criterio de Contreras, para la industria farmacéuPero la naturaleza es la naturaleza. Con los venideros tiempos de lluvias se teme que aparezcan más de estos reptiles y que se registren nuevos ataques. La escasa cultura de riesgo agrava los pronósticos. No hace falta adentrase en la selva para encontrar serpientes. En trabajos de campo, trabajadores de empresas petroleras, de construcción y de servicios se han topado con estos animales de sangre fría. Las cifras Contreras afirma que en todo el país más de 8.000 personas son mordidas al año por serpientes y la tasa de mortalidad durante este período de tiempo es de unos 60 fallecimientos. En 2015, la Organización Mundial muy costosos. Fabricar este fármaco en el exterior cuesta 5.300 dólares, según Contreras, quien lleva más de 20 años recorriendo el país transportándolos cuando le son solicitados en diferentes hospitales.

“La facultad de farmacia de la Universidad Central de Venezuela produce el suero, que es distribuido por el Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI) del Ministerio del Poder Popular para la Salud. Hasta ahora es el único y solo lo hace para serpientes como la Cascabel, no para Coral; estos son importados desde Brasil, Colombia, Costa Rica y México”, asegura el bombero. Agrega que ante la falta de los contravenenos, el país debe acudir a “la solidaridad internacional”. tica “no es rentable” elaborarlo. Pero con la escasez de medicamentos en el país se ha hecho aún más cuesta arriba conseguir los sueros antiofídicos, que infortunadamente son